Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La línea de muy alta tensión entrará soterrada por La Jonquera

El pacto sobre la MAT entre España y Francia satisface a la Generalitat

El secretario general de Energía, Ignasi Nieto, aseguró ayer que la interconexión eléctrica entre España y Francia con una línea de muy alta tensión (MAT)se realizará a través del paso de La Jonquera, en paralelo a la autopista AP-7 y a la futura línea del AVE, tal como proponían las autoridades españolas, aunque indicó que aún no se puede precisar el trazado exacto, sobre todo en el interior de España. Según Nieto, a lo largo de este año los técnicos de los dos países han llegado a un "pacto tácito" para descartar las otras dos alternativas: una consistía en duplicar la línea actual y la otra pasaba por el Canigó.

El tendido tendrá 55 kilómetros desde Santa Llogaia a Baixàs, en Francia

Jean-Louis Borloo pactó el paso de la línea con alcaldes del Rosellón

El Gobierno español confía en que la cumbre hispano-francesa que Nicolas Sarkozy y José Luis Rodríguez Zapatero presidirán el jueves en París sirva para poner una fecha límite a la decisión sobre el comienzo de las obras de interconexión, que debería adoptarse antes de que se inicie la presidencia francesa de la UE, en julio próximo, de forma que las obras puedan acabarse en 2011.

Nieto fue muy reticente ante la posibilidad de tender bajo tierra la línea de alta tensión, recordando que el kilómetro de línea soterrada puede costar entre seis y ocho millones de euros, mientras que el kilómetro aéreo cuesta unos 500.000 euros. Agregó que en toda España sólo hay 12 kilómetros de línea soterrada, en la terminal T-4 de Barajas, que fueron financiados por AENA.

No obstante, se mostró dispuesto a estudiar el soterramiento parcial de algunos tramos si así lo propone el ex comisario europeo Mario Monti en su informe definitivo, que no tiene carácter vinculante. En total, el tendido eléctrico tendrá 55 kilómetros de longitud, desde la localidad de Santa Llogaia, próxima a Figueres (Alt Empordà), hasta Baixás, en Francia, pero el tramo crítico, según Nieto, se reduce a los 10 kilómetros que atraviesan la cordillera. Está previsto que en la cumbre de París se anuncie la creación de una joint venture entre las dos empresas dedicadas a la distribución de electricidad, la española REE y la francesa RTE, que financiarán a medias la obra, a pesar de que la mayor parte de este tramo discurre por territorio francés.

El trazado es el defendido desde el Gobierno catalán: tanto por los socialistas como, con algunos complementos y variantes, por ICV. De hecho, la propuesta estaba en el Ministerio de Industria desde que el titular era José Montilla. Donde había problemas serios era en la parte francesa.

El próximo mes de marzo, el 9 y el 19, Francia vivirá unas elecciones municipales a dos vueltas. Esa cita política pesa sobre la vigésima cumbre franco-española, que tendrá lugar mañana en París. Por ejemplo, sobre el tema de las interconexiones eléctricas. El ministro francés de Industria y Medio Ambiente, Jean-Louis Borloo, se reunió hace unos meses con diputados, alcaldes y representantes regionales del Rosellón, todos ellos contrarios a tener que asumir el paso por su territorio de una línea de muy alta tensión, la conflictiva MAT. Borloo hizo concesiones -soterramiento de la línea en su paso pirenaico para salvaguardar el paisaje, compensaciones de distinto tipo para las poblaciones perjudicadas por el tendido eléctrico, etcétera- y todos acordaron guardar silencio hasta pasadas las elecciones para evitar enfrentamientos y disgustos con sus electores.

Todo eso se da en un contexto de muy buena sintonía entre los dos líderes -Sarkozy siente un gran respeto y afinidad por Zapatero- y, sobre todo, de creciente interpenetración entre las dos economías: Francia es el principal comprador de España y el segundo suministrador, y España es el segundo cliente de Francia y su tercer o cuarto proveedor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2008