Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Refree, el nuevo cantautor mediterráneo

El músico catalán abre los horizontes de la canción con su último disco

De guitarrista a los 17 con un grupo hardcore y liderar bandas en inglés a deslumbrante cantautor de influencias mediterráneas. Raül Fernández (Barcelona, 1976), alias Refree, rememora su epifanía: "De golpe retomé los viejos discos que había escuchado en casa de pequeño: Raimon, la chanson, cosas que formaban parte de mi cultura. Y me encontré a mí mismo. Luego he vuelto incluso al piano, que abandoné a los 13 por la rigidez de la enseñanza clásica".

Serrat y Vainica Doble son un referente esencial en su música

Tanto en su cuarto disco, el reciente Els invertebrats, donde le acompaña un trío de jazz de vanguardia, como en el anterior, La matrona, Refree persigue una idea: "Que el formato de la canción con melodía pop no sea algo cerrado, tocarla de manera libre, con una base instrumental abierta y armonías más complejas". Y por ahí, más allá del uso del castellano y el catalán, explica Raül los paralelismos con Serrat subrayados por algunos medios: "Es una comparación muy fuerte, pero, a finales de los sesenta y en los setenta, él ya llevó la canción de autor por caminos distintos a los habituales. Muchas de sus canciones me noquean. Y hay una, La tieta, de la que siento que partí en mi nuevo disco para escribir La mestressa". Dicho tema y otros incluidos en Els Invertebrats confirman a Refree como un excelente retratista, sobre todo femenino. "Quizá porque crecí rodeado de mujeres, aunque el álbum lo pueblan personajes a los que cuesta mantenerse en pie y buscan formas de seguir adelante, por eso el título".

La constatación del paso del tiempo y cierto costumbrismo nostálgico ("las porteras, / ya casi no hay", canta en El portal) se aderezan con humor. "Vainica Doble son en eso un referente esencial, incluso participé en el disco que les dedicaron Sisa y Suburbano, pero también Gloria Fuertes lo es". De la poetisa madrileña, Refree adapta, sólo con piano y voz, una devastadora Nana al niño que nació muerto. "En ese contexto, el humor de Gloria al rimar, por ejemplo, 'te iba a llamar Tomás / y te vas' redobla la tristeza". Cuando el acompañamiento mengua (hay también un corte de contrabajo y voz), la garganta de Raül crece orgullosa. "Me siento intérprete de mis canciones, que encajan con mi fragilidad vocal. No creo que repita lo del primer álbum: invitar a vocalistas". Compositores invitados sobrarán en cambio en el disco que va a producir a la reivindicada Jeanette. "Me han pedido seleccionar 10 o 12 temas, cada uno de un gran nombre de la escena independiente". Sus producciones previas incluyen a compañeros de generación como El Hijo o Aroah, y su valentía lo mismo le permite afrontar Inmigrasons, un proyecto que acerca la música catalana a las de Argentina o México, o firmar la banda sonora para un filme gamberro de Hernán Migoya. "Tengo la necesidad de cambiar. Si no, me aburro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de enero de 2008