Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria se resiste a subir el 20% la ITV y prevé un aumento del 5%

Applus, la mayor concesionaria, pide una subida igual a la inflación desde 2002

Pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en Cataluña cuesta lo mismo desde mediados de 2002: 29,40 euros para un turismo de gasolina con catalizador y 32,7 si es diésel. Los sucesivos gobiernos de la Generalitat han mantenido las tasas congeladas desde entonces. El último de Convergència i Unió (CiU), porque antes de abandonar el poder (en 2003) ya prorrogó las concesiones hasta 2014 pese a que no vencían hasta 2006. Y los dos tripartitos de izquierda porque antes que modificar las tarifas han preferido regular el sector con un nuevo régimen legal.

Pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en Cataluña cuesta lo mismo desde mediados de 2002: 29,40 euros para un turismo de gasolina con catalizador y 32,7 si es diésel. Los sucesivos gobiernos de la Generalitat han mantenido las tasas congeladas desde entonces. El último de Convergència i Unió (CiU), porque antes de abandonar el poder (en 2003) ya prorrogó las concesiones hasta 2014 pese a que no vencían hasta 2006. Y los dos tripartitos de izquierda porque antes que modificar las tarifas han preferido regular el sector con un nuevo régimen legal.

Tras la aprobación de la Ley de Seguridad Industrial por parte del Consell Executiu y a la espera de desarrollarla a través de un reglamento -previsto para mediados de 2008-, el Gobierno catalán está planeando aumentar las tarifas alrededor del 5% de media, según fuentes cercanas a la Generalitat.

El sector, en abierto enfrentamiento con el Gobierno catalán, es contrario a este incremento. Joaquim Coello, consejero delegado de Applus, la empresa que acapara el 83% del mercado de las ITV en Cataluña, asegura: "Nos gustaría que los precios se indexaran al IPC

[índice de precios al consumo] y tendrían que subir alrededor del 20%". Es lo que ha subido la inflación en el periodo 2002-2007.

Ante la impopularidad que supondría un encarecimiento de golpe como el que plantea el sector, fuentes conocedoras de los contactos que mantiene el Gobierno catalán con las empresas para pactar el nuevo marco regulatorio y desactivar el conflicto aseguran que el entorno de Applus está presionando a la Administración para que suba las tarifas el 10%. En Cataluña, además de Applus -adquirida recientemente por el fondo de inversión estadounidense Carlyle y un consorcio de inversiones liderado por Caixa Catalunya-, operan por ahora ECA-ITV y RVSA.

Los operadores están obligados a invertir en las estaciones durante el periodo que dura la concesión -la nueva ley elimina las concesiones e instaura un régimen de autorización-, aunque las instalaciones continúan siendo de la Administración.

Cataluña, más barata

El secretario de Industria de la Generalitat, Antoni Soy, admitió, en una reciente conferencia de prensa para explicar la nueva ley, que el Gobierno catalán estaba estudiando un aumento de las tarifas. No detalló nada más. Coello insiste: "Tenemos las ITV más baratas de España y no tiene ningún sentido, puesto que en Cataluña el nivel de vida es mucho más alto".

Una comparación reciente de la organización FACUA-Consumidores en Acción revela que pasar la ITV en Cataluña es más barato que en el resto de las comunidades. En 2007, la tarifa media de todas las regiones (la media entre el precio para motores diésel y gasolina, tras hallar a su vez la media entre motores con y sin catalizador), es de 33,66 euros. En Cataluña, tres euros menos, 30,8 euros. A las tarifas indicadas hay que sumar la tasa de tráfico, de 2,20 euros, fijada por el Ministerio del Interior para 2007.

Las comunidades autónomas con las tarifas más económicas son, en primer lugar, Asturias (23,8 en todos los turismos). Le siguen Extremadura (23,95 euros) y Navarra (26,45 euros).

Donde es más caro pasar la ITV, y con diferencia, es en la Comunidad Valenciana. Cuesta 57,23 euros para los automóviles con motores diésel, 41,79 euros para los de gasolina con catalizador y 34,44 para los que no lo tienen. A la tarifa indicada se deben sumar 8,80 euros más IVA por el coste de la prueba de emisión sonora, obligatoria para todos los vehículos que pasen la ITV en esa comunidad.

Madrid es la tercera región más cara, tras Castilla y León, con 46,60 euros para motores de gasóleo y 31,99 para los de gasolina. En Andalucía, cuesta 34,24 y 29,85 euros, respectivamente, también menos que en Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de enero de 2008