Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un terrorista infiltrado en el Ejército iraquí mata a dos soldados de EE UU

La insurgencia de Irak ya ha logrado infiltrarse en el Ejército del país árabe. Uno de esos terroristas enrolado en las Fuerzas Armadas mató a dos soldados de EE UU e hirió a otros tres y a un intérprete civil durante una patrulla conjunta entre iraquíes y estadounidenses realizada en la norteña ciudad de Mosul el pasado 26 de diciembre.

La información no se conoció hasta ayer porque ha sido en los últimos días cuando el Ejército estadounidense, tras una exhaustiva investigación de lo sucedido, ha confirmado que el soldado iraquí que mató a los estadounidenses era en realidad un terrorista infiltrado. Este soldado huyó de la escena del tiroteo, pero pudo ser más tarde identificado como miembro de un grupo insurgente suní.

Las tropas estadounidenses e iraquíes han estado realizando patrullas conjuntas en los últimos meses como parte de la estrategia del máximo responsable militar de EE UU en Irak, el general David Petraeus, para frenar la escalada de la violencia.

Las muertes violentas se han reducido con esta nueva estrategia y la insurgencia busca nuevos caminos para matar: uno de ellos es la utilización de mujeres suicidas para cometer atentados. Otro es el de infiltrar a su gente en el Ejército iraquí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de enero de 2008