Testimonios de "gran impacto"

Algunos adolescentes han quedado impactados con la experiencia piloto, según los promotores de la iniciativa. 285 adolescentes de 4º de la ESO han podido comprobar ya de primera mano el significado real del sufrimiento producido por la violencia. Escucharon en las aulas la voz en una grabación radiofónica de Edurne Brouard, hija del dirigente de HB Santiago Brouard, asesinado en 1984 en su consulta de pediatría durante la guerra sucia, o compartir el testimonio escrito de Fernando Garrido, el hijo Rafael Garrido, gobernador militar de Guipúzcoa, al que ETA asesinó junto a su esposa y uno de sus hijos en 1986.

Han sido sólo 10 horas de intervención experimental en las aulas de seis centros con los chavales entre marzo y junio del pasado año. La experiencia se pretende extender ya a partir del curso que viene al segundo ciclo de la ESO y no se descarta al llegar al final a primaria y primer ciclo.

Más información

La unidad didáctica para el próximo curso recogerá la experiencia de dos unidades, la preparada por la Dirección de Víctimas del Terrorismo Historias que nos marcan, que dirige Maixabel Lasa, mucho más ambiciosa y que incluía la presencia física de víctimas en las aulas, y la elaborada por las consejerías de Educación y Justicia, Una sociedad que construye la paz. "La unidad está sin cerrar. Hay aspectos como la capacidad de ponerse en el punto de vista de la víctima que deben ser mejorados. Pero es claro que esos testimonios de gran impacto deslegitiman la violencia" admitía el director de Innovación Educativa, Juan José Agirrezabalaga. El objetivo: poner la bases para que las nuevas generaciones crezcan en el respeto a los derechos humanos y a la cultura de la paz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 04 de enero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50