Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Paz ingresa a decenas de enfermos en los pasillos por falta de espacio

El hospital atribuye el colapso de las urgencias al frío de "la época invernal"

No caben más. En las urgencias del hospital de La Paz no queda espacio. Una treintena de enfermos reposaban ayer en camas repartidas por los pasillos. Uno terminó en el cuarto de la fotocopiadora, según denuncia Comisiones Obreras. La planta de urgencias generales, con capacidad para 72 enfermos, según datos del sindicato, tenía ayer a mediodía a 110 personas repartidas por todos los rincones.

Las puertas chocan con las camas, no queda sitio para pasar entre un enfermo y otro, según denunció una trabajadora. "Somos 13 enfermeras por turno y se aprovechan de que la mayoría no tenemos contrato fijo y no nos podemos quejar por miedo a las represalias", añadió. "Para mover a un paciente tienes que molestar a cuatro", se queja Manuela Hernán, de CC OO.

La dirección del hospital culpa de la situación al invierno. Ayer por la tarde remitió un comunicado en el que asegura que el aumento de pacientes se debe a la incidencia de la gripe, la edad de los pacientes y el número de enfermos crónicos a los que se agudizan sus patologías de corazón y respiratorias "en época invernal". Lo define como una "situación puntual" y asegura que ha tomado "todas las medidas necesarias". No accedieron a responder a preguntas de este periódico. Ni una palabra sobre las camas alineadas en los pasillos que aparecen en las imágenes recogidas ayer.

Las fotografías muestran una instantánea similar a la que pudo comprobar EL PAÍS entre el 20 y el 21 de diciembre. En un recorrido por cinco grandes hospitales de Madrid -La Paz, Ramón y Cajal, Clínico, 12 de Octubre, Gregorio Marañón y Puerta de Hierro- un equipo de redactores constató que los pasillos albergan de forma habitual filas de camas que los convierten en una habitación más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de enero de 2008