Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La línea 2 de Cercanías sufre graves retrasos por un fallo en la catenaria

Dos averías afectaron ayer a los servicios de Ferrocarrils de la Generalitat

Ayer volvieron a fallar montones de sistemas de transporte en Barcelona. En pocas horas se produjo un avería en la línea 2 de Cercanías, otra en la 7 de Ferrocarrils de la Generalitat y, más tarde, una tercera avería que afectó a la línea del Vallès, también de Ferrocarrils. Para que nada faltara, una placa de hielo estuvo en la raíz de un accidente en la autopista C-16, a la altura de Manresa.

La rotura de un contrapeso de la catenaria, en la línea 2 de Cercanías, ocasionó ayer una seria alteración del servicio ferroviario. La zona norte, entre Barcelona y Maçanet, quedó cortada durante casi dos horas, mientras que la zona sur de la línea (la que sigue por la costa del Garraf) sufrió retrasos considerables. También quedaron afectados los trenes de media distancia entre Girona y Barcelona, que no pudieron pasar de Montcada. Allí, los usuarios debieron bajar y subir a un Cercanías.

La avería se produjo sobre las 6.00 y se prolongó hasta más allá de las 8.00 afectando a ambas vías. A esa hora se pudo restablecer el servicio en una de ellas y hacer pasar los trenes, aunque con enormes retrasos que superaron la hora ampliamente. La avería no quedó solventada hasta casi las 11.00. Aunque en esta ocasión el fallo se produjo en la zona norte de la línea 2, las consecuencias alcanzaron también a la línea en la zona sur. Allí no se cortó el servicio, pero los retrasos superaron con claridad los 30 minutos. Renfe no dispuso de un servicio alternativo de autocares para los afectados y la información facilitada fue escasa y confusa.

Por la mañana, Ferrocarrils de la Generalitat registró dos averías. La primera afectó a un tren que se quedó parado en la estación de Pàdua de la línea 7, la que va de plaza de Catalunya a Tibidabo. El incidente se produjo a las 11.20 horas. La avería afectó a un elemento del sistema eléctrico del tren. El pasaje fue desalojado en la estación y el tráfico quedó interrumpido hasta que se pudo remolcar el tren, unos 25 minutos más tarde.

La avería tuvo como consecuencia la supresión de ocho circulaciones, cuatro en cada sentido. La empresa estima que el total de usuarios afectados fue de unas 280 personas.

La segunda avería de Ferrocarrils se produjo en un tren de la línea 5, la del Vallès, que circulaba en dirección a Sant Cugat y se quedó parado poco antes de llegar a ella. Eran las 11.58 horas.El problema tuvo como consecuencia retrasos generalizados en la línea de unos 30 minutos de duración como media.

La autopista C-16 quedó ayer cortada en ambos sentidos de la marcha a la altura de Manresa (Bages), después de que un camión se cruzara en la vía tras resbalar con una placa de hielo que había en la calzada. El accidente se produjo sobre las 7.15 horas y obligó a desviar a los vehículos por la carretera C-55, lo cual originó retenciones de hasta 10 kilómetros tanto en esta vía como en la C-58, a su paso por Manresa, según el Servicio Catalán de Tráfico. El Departamento de Política Territorial informó de que la barrera del peaje fue levantada, aunque unos pocos conductores llegaron a pagar. Si acreditan la circunstancia, se les devolverá el dinero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de enero de 2008