El barril de petróleo de referencia en Estados Unidos toca los 100 dólares

El oro se dispara hasta los 860 dólares y bate su máximo histórico de 1980

Wall Street arrancó el año con un tono amargo. La culpa de este primer atragantón de 2008 fue doble. El petróleo de referencia en EE UU, el west texas intermediate (WTI), tocaba por primera vez la marca psicológica de los 100 dólares por barril en algunos contratos. Fue breve, pero suficiente para elevar la incertidumbre en el parqué neoyorquino, que ya venía tocado horas antes por la inesperada contracción que sufrió la actividad industrial. El oro, entretanto, rebasaba cómodamente la marca de los 850 dólares, que databa de 1980.

Un operador cantó los 100 dólares, pero el precio no llegó a hacerse oficial

El estreno del año fue dramático. Por si no fuera suficiente con los fantasmas que desde el verano sobrevuelan la plaza neoyorquina por el impacto de la crisis hipotecaria en el conjunto de la economía, ayer uno de los negociadores de contratos de petróleo en el mercado de Nueva York (Nymex) cantaba por primera vez los 100 dólares por barril. Fue en torno a las 12.10 de Nueva York, seis horas más en España. El pasado 8 de noviembre, el crudo de referencia en Asia, el tapis, tocaba esa importante marca psicológica.

Este primer contrato del WTI negociado a 100 dólares se hizo en papel y no llegó a trasladarse a la cotización oficial general, que se basa en un mayor volumen de contratos. El máximo oficial fue de 99,62 dólares por barril. Pero al margen del debate que dominó el parqué sobre si se daba o no por rebasada la marca, la espiral vista ayer de más de cuatro dólares por barril introdujo un nuevo elemento de preocupación, que llevó al Dow Jones a perder 215 puntos a media jornada.

El lunes, los contratos para febrero del WTI se pagaban a 95,58 dólares. Los últimos ataques a estaciones petroleras en Nigeria, el mayor país productor en África, hicieron temer por una restricción del suministro con vistas al invierno, lo que provocó otra alza del precio, tras el 57% de subida acumulada en 2007. Por si no fuera suficiente con los factores geopolíticos, el mercado anticipó una caída de los inventarios de petróleo. El dato se conocerá hoy.

El WTI no es el primer crudo que alcanza los 100 dólares, pero sí el más importante de los que lo han hecho hasta ahora. El tapis, de referencia en Asia, superó esa cota en noviembre pasado junto a otros tipos de petróleo de Asia y Australia. El barril de brent, de referencia en Europa, todavía no ha alcanzado esa cota, pero ayer se disparó hasta un nuevo máximo histórico, cerca de 98 dólares.

Ante la coyuntura actual, el oro se refuerza como principal refugio de los inversores, y esto le llevó a romper ampliamente con la marca de los 850 dólares, al pagarse la onza a 860,10 dólares en el Nymex como respuesta a los movimientos del petróleo. Hacía más de un cuarto de siglo que no se pagaba tanto por el preciado metal.

Y como viene siendo habitual cuando se produce un repunte del petróleo, el dólar volvió a debilitarse frente al resto de la cesta de divisas y especialmente frente al euro, que se metió otra vez en la marca de los 1,47 dólares. A la depreciación del billete verde contribuyó además la posibilidad de que la Reserva Federal (Fed) se vea obligada a bajar de nuevo los tipos de interés en su próxima reunión del 30 de enero, porque los últimos indicadores muestran un debilitamiento mayor de lo esperado de la economía.

El índice manufacturero bajaba inesperadamente hasta los 47,7 puntos. Este indicador no estaba a este nivel desde abril de 2003. Y la última vez que se vio el índice manufacturero por debajo de los 50 puntos, nivel que indica si la economía se expande o no, fue en enero pasado. Los analistas esperaban una caída en diciembre, pero hasta los 50,5 puntos como mucho.

Aunque quizá lo más preocupante fuera que el dato de ayer no aportara nada positivo donde aferrarse, pues muestra que la demanda cae dentro y fuera de EE UU. Los pedidos cayeron más de 10 puntos. La inflación sigue representando un problema para la industria, que ve cómo se reducen sus márgenes. Y también se percibe una contracción del lado de la contratación.

Los analistas temen que el parón inmobiliario esté afectando a las exportaciones y lleven el crecimiento por debajo del 1% del PIB durante el cuarto trimestre de 2007. El problema es que el alza del petróleo podría trastocar los planes de la Fed con vistas a una acción más agresiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 02 de enero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50