Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cambio de ciclo inmobiliario

El Banco de España señala que el sector se desacelera

La construcción se ha desacelerado en el último año, y lo va a seguir haciendo en los meses venideros. El Banco de España constata en su último boletín económico esa pérdida de vigor de las actividades ligadas al ladrillo. "En la inversión en construcción, los indicadores disponibles apuntan a una continuación de la desaceleración en la última parte del año", asegura el documento, divulgado ayer.

El organismo destaca la desaceleración que se está produciendo ya en el empleo, uno de los elementos que hasta ahora más se habían resistido al ocaso de la construcción. Los afiliados a la Seguridad Social en este sector se han estancado, mientras el número de parados no deja de repuntar.

También cae un 1,8% el consumo aparente de cemento en noviembre y el indicador de confianza desciende hasta situarse "en los niveles más bajos de los últimos años", según el texto. Esas premisas permiten pronosticar un mantenimiento de la tendencia en los próximos meses.

En mínimos permanece también la confianza de los hogares. El pasado noviembre alcanzó su nivel más bajo desde marzo de 2003, en un contexto de tensiones en los mercados internacionales y encarecimientos de la energía y los alimentos que han erosionado el poder de compra de los ciudadanos.

Reticencia a la deuda

Además, las familias muestran una menor disposición a endeudarse. Los datos de octubre revelan una desaceleración en las deudas de los hogares, tanto en los préstamos para la compra de vivienda como en los destinados al consumo y otros fines. Aunque siguen avanzando con fuerza (casi un 16% los de vivienda, y el 13% los de consumo), las cifras son inferiores a las de 2006.

El menor dinamismo de los fondos captados por las empresas se explica fundamentalmente, según el Banco de España, por las restricciones del crédito concedido. La información provisional correspondiente a noviembre apunta, en general, a una continuidad de estas pautas.

La institución que gobierna Miguel Ángel Fernández Ordóñez arremete una vez contra las cláusulas de revisión salarial -protegen los salarios de los efectos que ocasiona la inflación- con el argumento de que hacen "más persistentes" las subidas de precios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de enero de 2008