Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ ANTONIO REKONDO | Ex alcalde de Hernani de EA

"El debate sobre la política de alianzas sigue en EA"

Es el portavoz de EA en las Juntas Generales guipuzcoanas, además de militante influyente, situado en la línea crítica que lidera Iñaki Galdos y fue alcalde de Hernani en tiempos difíciles, una etapa que le permitió experimentar el impacto personal que supone ser objeto de las amenazas y presiones del mundo radical. Está satisfecho del resultado del congreso del Kursaal y ve lógico el incidente que se originó por la presencia de Pernando Barrena en el salón de actos.

Pregunta. ¿Los sectores de EA han sellado la paz?

Respuesta. Los retos del país no permiten que EA siga debilitándose con peleas intestinas. Por eso levantamos la bandera de la integración sobre tres pilares. El primero se refiere a la estrategia política, y la ponencia del congreso recogió nuestras enmiendas basadas en que nuestra política debe ser institucional y no podemos favorecer legitimidades fuera de las instituciones. Otro pilar tenía que ver con un funcionamiento interno más plural, y el presidente apostó por una conducta que cierre heridas. La tercera cuestión era estar reflejados en el reparto de la dirección y ahora nos sentimos bien representados.

"Desconozco porqué se invitó a Pernando Barrena al congreso"

"El padecimiento de muchos ediles de EA es difícil de transmitir"

"Se ha reducido la tolerancia popular a la persecución de los violentos"

P. Pero no han abordado el cambio de los estatutos que reflejen en la práctica estas intenciones.

R. El resultado del congreso abre una puerta a la esperanza, pero hay que trabajarla. Además, en el tema organizativo se adquirió el compromiso de cambiar los estatutos, uno de los mayores factores de crispación, en un congreso extraordinario a lo largo de 2008.

P. ¿La defensa de la política institucional zanja las desavenencias entre la línea proclive al acuerdo con el PNV y la que prefiere con la izquierda abertzale?

R. No ha quedado zanjado, sino que sigue el debate político. La ponencia defiende la estrategia que nos sitúa en las instituciones y responde más a la tradición de nacionalismo institucional al que pertenece EA que a un guiño a los radicales.

P. ¿Y no cierra el tema de la coalición estratégica con el PNV?.

R. No. Esas diferencias a la hora de ver la realidad política siguen formando parte de la discusión. La ponencia no supone que ha terminado el debate.

P. Las increpaciones que recibió en el congreso de EA Pernando Barrena, aunque minoritarias, ¿le parecen significativas o anecdóticas?

R. Tuvo una significación pública. Y aunque entiendo que desde la dirección se arrope por cortesía a un invitado como Barrena, creo que no hubo una proporción con el apoyo que debió darse a los compañeros del partido que están siendo agredidos por el mundo radical. Y me duele.

P. ¿Por qué la fascinación de EA con ese mundo? ¿Era necesario invitar a Barrena?

R. Desconozco los criterios de la invitación, pero se debería haber hecho contribuyendo a la convivencia interna. Comprendo que algunos se sintieran desairados, y pasó lo que pasó porque entendieron que, no la presencia, sino las palabras de Barrena herían la sensibilidad de nuestros concejales a quienes, precisamente ese día, se debía haber expresado la solidaridad.

P. Los ediles de EA en Guipúzcoa siguen estando acosados. ¿Les esperan años duros?

R. Sí. No es como en los tiempos de la socialización del sufrimiento, hay una diferencia de grado, pero la de los alcaldes y concejales es una tarea sufrida y complicada, como lo ha reconocido Eudel.

P. Pero hay ayuntamientos donde EA, a pesar de todo, lidera iniciativas para cortar las alas a ANV, como en Hernani con las condenas a los atentados.

R. La verdad es que dudo de que se comprenda la labor de muchos ediles de EA. Esa dificultad, complicación o padecimiento es difícil de transmitir. Yo también he vivido esa incomprensión, que se ha resuelto cuando a quienes no me comprendían les ha tocado vivir una situación similar.

P. Supongo que eso ayudará a comprender mejor a los ediles amenazados del PSE y PP.

R. Nosotros mantenemos una relación solidaria y en armonía con gente que es víctima potencial, aunque luego hay diferencias políticas, porque lo cortés no quita lo valiente. Pero la solidaridad no es cuestión de cortesía, sino de reconocer un tipo de padecimiento.

P. Pero ahora no se dan las renuncias que en otro momento generó la presión radical.

R. Tengo la impresión de que la pérdida de cierto apoyo social ha hecho remitir la persecución a concejales. Creo constatar un decaimiento progresivo de la tolerancia popular a estas acciones.

P. En Hernani ha vuelto al poder la izquierda abertzale, ¿pero se ha pacificado el pueblo?

R. No. La pasada legislatura hubo menos incidentes en Hernani que los que ya ha habido en los seis meses de la actual.

P. ¿Cómo lo explica, si la izquierda abertzale ha regresado al gobierno municipal?

R. Pienso que ETA, al romper la tregua, plantea una escalada de violencia a todos los niveles.

P. ¿Comparte la opinión de que ETA está peor que nunca?

R. ETA practica la lucha popular, que consiste en combinar la violencia con el apoyo de masas.Tiene armas y determinación para usarlas contra personas, pero le ha fallado la pata del apoyo popular, que está peor que nunca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de diciembre de 2007