AL VOLANTE | PRUEBA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Suavidad y precisión

El C-Crosser y el 4007 son un mismo coche con mecánicas, equipamientos y precios idénticos, y sólo se distinguen por los detalles de estilo de cada marca. El puesto de conducción incluye unos asientos amplios y envolventes, y aunque el volante no se regula en distancia, permite conducir con comodidad. Pero se echan en falta detalles habituales en otros competidores, como acceso sin llave y arranque por botón.

Un turbodiésel muy apropiado

Más información
Dos todoterrenos clónicos con siete plazas

Los dos todoterrenos comparten el motor 2.2 HDI de 156 CV, que incluye raíl común de tercera generación y reduce un 30% las emisiones del anterior 2.2 turbodiésel. Va acoplado a un cambio manual de seis marchas, y el conjunto es idóneo para este coche porque responde al acelerador de forma instantánea, mueve bien el peso en todas partes y gasta lo justo.

Destaca su elasticidad a bajo régimen, que permite circular a menos de 1.500 vueltas en ciudad sin reducir, algo poco habitual en los 4×4 turbodiésel. Además sube hasta las 4.000 vueltas con rapidez y sorprende porque acelera con brío siempre que se necesita. Su brillante respuesta tiene el mérito de ir unida a unos consumos ajustados para su tamaño: no llega a ocho litros en conducción suave, y cuesta pasar de 10 en ciudad, campo y apurando las marchas.

Aptitudes todocaminos

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

La mecánica específica de todoterreno aprovecha la experiencia de Mitsubishi y procede del Outlander: suspensiones independientes en las cuatro ruedas y tracción 4×4 electrónica. Esta última se conecta con un mando giratorio, y permite circular en tracción delantera para gastar menos o con 4×4 para aumentar el agarre, sobre todo en piso mojado y pistas de tierra. Lleva un bloqueo de diferencial central para superar apuros en el campo, y, al igual que la tracción 4×4, se conecta sin tener que parar. Y todo funciona de forma eficaz y permite circular con confort y seguridad en todas partes.

El C-Crosser y el 4007 viajan bien en trazados rápidos y autopistas, donde ofrecen una buena estabilidad y aplomo, filtran los baches con consistencia y mantienen una comodidad correcta. En carreteras viradas acusan más las inercias, aunque no balancean en exceso y, a pesar de su tamaño, permiten mantener ritmos alegres sin que parezcan pesados de reacciones. Los frenos y el ABS paran bien y el ESP de serie evita sustos ante imprevistos. Pero conviene tener tacto al acelerar en marchas cortas, porque, si no, pierde tracción y provoca rebotes molestos en la dirección. Y la insonorización, que deja oír ruidos mecánicos y de rodadura, es mejorable.

Estos dos todoterrenos están pensados para el asfalto, pero circulan con solidez en pistas de tierra y mantienen un confort correcto. Conviene evitar complicaciones, porque no están pensados para superarlas, pero la tracción 4×4 con bloqueo amplía los recursos de otros rivales para salir de los apuros fuera del asfalto.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS