Guipúzcoa gana un millón por el redondeo en la A-8 y la A-1

Renuncia a esta fórmula por un fallo del Superior

La Diputación de Guipúzcoa ha recaudado durante este año un millón de euros más gracias al redondeo al alza de los peajes en las autopistas Bilbao-Behobia (A-8) y Eibar-Vitoria (AP-1) en los tramos de esa provincia, según admitió ayer el portavoz foral, Eneko Goia. El decreto que fijaba los precios para 2007 ha sido anulado recientemente por el Tribunal Superior de Justicia, al considerar "injustificado" el redondeo establecido por la sociedad pública Bidegi, concesionaria de las autopistas guipuzcoanas. El tribunal, que no obliga a devolver el dinero a los usuarios, estimó así el recurso presentado por la asociación Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

Ante esta situación, y aunque tiene intención de recurrir el fallo, la institución foral aprobó ayer un nuevo decreto en el que fija las cuantías del peaje de la A-8 y la AP-1 para 2008 sin contemplar los actuales redondeos al alza. La Diputación guipuzcoana ha establecido la subida de los precios (se fija en el IPC interanual de agosto) para el próximo año tomando como base las tarifas de 2007 sin los redondeos que se han aplicado en la práctica. De esta forma, se da la paradoja de que en algunos tramos el coste será incluso unos céntimos inferior al que ha estado en vigor a lo largo de este ejercicio.

Como ya adelantó la pasada semana, Goia subrayó que con el nuevo decreto, la Diputación pretende evitar cualquie tipo de "inseguridad jurída". Pero también insistió en que las tarifas calculadas para 2008, al eliminar los redondeos e incluir un amplio cuadro de decimales, provocarán problemas de atascos en el cobro en metálico en las cabinas de peaje, una opción elegida por el 35% de los automovilistas.

Con la idea de paliar estos posibles inconvenientes, la Diputación baraja establecer algunos redondeos a la baja cuando las tarifas resulten "absurdas" por los céntimos que hay que devolver. El portavoz foral puso como ejemplo una devolución de 99 céntimos. En cualquier caso, descartó un redondeo a la baja generalizado, ya que supondría "un perjuicio muy considerable" a la institución. El objetivo último será combinar unas subidas "reales" y una gestión del cobro "ágil".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 28 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50