Reportaje:

Dos poleas revolucionarias

Oumar Haidara inventó en Galicia un mecanismo que asombra en Alemania

El asunto puede quedarse en una anécdota o convertirse en un caso que haga a más de uno lamentarse por no haber sabido aprovechar la oportunidad. No es frecuente que un mecanismo aparentemente simple provoque admiración entre los técnicos de una prestigiosa organización internacional que se dedica a la certificación de inventos. Esto es lo que ha conseguido el Multiplicador Mecánico Autónomo, una sencilla máquina compuesta por dos poleas y cuatro discos que permite hacer visible el descubrimiento de Oumar Haidara, un senegalés que ha residido durante los últimos ocho años en Padrón (A Coruña) y ahora tiene pie y medio en Alemania donde sus revolucionarias ideas han encontrado el eco que que no tuvieron aquí.

El sencillo mecanismo puede tener multitud de aplicaciones
"Cuando se cuestiona un dogma científico nadie te cree"

El caso es que el dispositivo inventado puede verse actualmente en una exposición del museo Marco de Vigo gracias a la colaboración del joven artista Rubén Ramos Balsa, que ha tratado de ayudar infructuosamente al inventor senegalés en su intención de dar a conocer el mecanismo a alguna institución gallega para avanzar en su desarrollo. La falta de apoyo puede acabar saliendo muy cara porque el sencillo mecanismo inventado por Haidara puede tener multitud de aplicaciones en el terreno industrial que acabarán por beneficiar a los que se decidan a apostar por él.

Una persona normal, con conocimientos básicos de física, se mostrará desconfiado ante un artilugio de aspecto simple pero que tiene la cualidad de hacer que un objeto situado en un extremo consiga levantar a otro más pesado ubicado en el lado contrario. La primera sospecha es que hay algún truco que explica el fenómeno, pero ni siquiera los expertos de la organización internacional de certificación Tüv Süd (cuya sede central está en Munich y que cuenta con 140 años de historia) han sido capaces de encontrar una explicación convincete aplicando los conceptos científicos conocidos.

"Lo que la máquina permite demostrar resulta imposible de explicar por los principios científicos asentados. Soy consciente de ello porque a mí también me resultaba inaceptable cuando comencé mi investigación", explica Haidara, quien se encuentra estos días en Galicia, pero vuelve enseguida a Alemania para continuar con las pruebas que los técnicos de Tüv Süd siguen realizando para la homologación definitiva de este mecanismo, que ya ha sido registrado en la Oficina Española de Patentes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Si las pruebas confirman lo que Haidara defiende y lo que nadie ha sido capaz de rebatir hasta el momento, los resultados serán presentados durante una conferencia internacional en las próximas semanas. "No es normal que un mecanismo con dos poleas y cuatro discos sea capaz de motivar una investigación tan profunda como la quese está haciendo. Tanto en Galicia como en Alemania hubo incredulidad ante el descubrimiento, pero la diferencia es que aquí lo ignoraron, mientras que los alemanes se preguntaron por qué sucedía algo que no podían explicar y siguieron investigando. La ciencia cada vez se parece más a la religión y cuando se cuestiona un dogma nadie te cree", indica el inventor senegalés, quien llegó a Galicia por recomendación de un primo suyo que vivía en Pontevedra. Antes había residido en Bélgica.

Rubén Ramos explica que al percatarse de la importancia del descubrimiento de Haidara trató de ayudarle a dar a conocer su proyecto, e incluso se llegó a hacer una presentación pública del invento en Santiago y se invitó a todas las instituciones que podrían estar interesadas en el mismo. El único resultado fueron algunas reseñadas publicadas en la prensa. Ramos está convencido de que el invento de Haidara es lo que en la ciencia se denomina un "descubrimiento general", que puede suponer una revolución. El propio inventor señala que podrá aplicarse en multitud de campos, sobre todo en la producción de energía. "Es la tecnología que mejor se adapta a la naturaleza porque se basa en ella y opera de la misma manera", afirma Haidara.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS