Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Informes de La Moncloa aconsejan al PSC acentuar su perfil catalanista

Los socialistas buscan recuperar votos que van a CiU, ERC e ICV en autonómicas

Varios informes elaborados en La Moncloa aconsejan a los socialistas acentuar su perfil catalanista en la campaña de las elecciones generales del 9 de marzo en Cataluña. "Habría que hacer algo más de hincapié en el voto útil del electorado acomodado y catalanista para retenerlo porque parece acarrear una mayor fragilidad en su voto al PSOE. El electorado popular y españolista nos es más fiel", señala uno de estos informes. Esta percepción sintoniza con el modelo de campaña que están diseñando los socialistas catalanes.

Los estudios matizan que Cataluña sea el granero del PSOE

El análisis destaca que el PSC mantiene su ventaja de 15 escaños sobre el PP

Cataluña es una comunidad decisiva para el PSOE en las elecciones generales, pues en las de 2004 lograron 15 escaños más que el PP -21 frente a 6-, pero cuya situación se ha complicado con la baja participación en el referéndum del Estatuto y, sobre todo, tras el malestar por la crisis de las infraestructuras.

Con esa expectativa, el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, nombró cabeza de lista del PSC por Barcelona a Carme Chacón, ministra de Vivienda. Y a primeros de año, el Gobierno contribuirá a visualizar la estrategia catalanista del PSC con un traspaso de competencias, que recoge reclamaciones clásicas de Cataluña como trenes de cercanías, becas e inspección de Trabajo.

En Cataluña, el PSC tiene voto dual. Un electorado tradicional, de origen inmigrante español, que se siente tan catalán como español, con predominio femenino. Pero también cuenta con una parte nada despreciable de voto acomodado, de padres nacidos en Cataluña y que se siente más o sólo catalán. Este votante representa entre el 20% y 25% del voto socialista en las elecciones generales, y en las autonómicas vota CiU, ERC e ICV. Es en esa franja donde los estrategas de La Moncloa sugieren que debe incidir el PSC en la campaña. Algo que los analistas de este partido comparten.

Estos estrategas y los dirigentes del PSC constatan que el malestar ocasionado por los problemas de infraestructuras no afecta a la distancia de voto en Cataluña entre el PSC y el PP. En esta línea, incidirán durante la campaña electoral en contraponer la figura de Zapatero frente a la de Mariano Rajoy para mantener, e incluso agrandar, esa diferencia de 15 escaños.

Pero sus informes sugieren centrar el esfuerzo en recuperar el voto catalanista perdido de las elecciones autonómicas por ser más frágil y con mayor tendencia a la indecisión que el "voto españolista".

Esta sugerencia coincide con el plan de la número uno del PSC por Barcelona, Carme Chacón, que ha empezado a acentuar el discurso catalanista al reclamar para Cataluña el liderazgo económico y social de España. Con esto pretende, también, recuperar la autoestima tras la crisis política que ha revelado el déficit en las infraestructuras.

El discurso de presentación de Chacón como candidata, hace una semana, estuvo plagado de alusiones catalanistas, pero conciliadoras con la acción del Gobierno de Zapatero. Así, Chacón asumió el discurso del presidente de la Generalitat, José Montilla, sobre el riesgo de desafección de Cataluña hacia España. Pero, a continuación, dijo: "Lo mejor que nos ha pasado lo hemos liderado los socialistas. E impulsado por Cataluña".

Chacón también cuida los gestos. La pasada semana se plantó ante el ex ministro de Defensa socialista José Bono, tras protagonizar éste un enfrentamiento con el presidente de CiU, Artur Mas. Tras escuchar a Mas en un foro madrileño, Bono dijo que "las naciones son un invento" y que al Estatuto catalán "ya no lo quieren ni sus padres". Chacón replicó a Bono que su posición es "absolutamente minoritaria" en el PSOE y que Zapatero tiene "opiniones muy diferentes" en materia territorial.

El PSC ha rivalizado, también, con CiU en el debate presupuestario por las partidas catalanas. De modo que CiU ha llegado a acusarle de marginarle, con la complicidad del Gobierno, para rentabilizar los logros presupuestarios para Cataluña.

Los informes relativizan la idea de que Cataluña sea "granero de votos del PSOE". No lo es porque el resultado medio del PSOE en Cataluña entre 1977 y 2004 se encuentra dos puntos por debajo de la media nacional: 36,3% frente al 38,3%.

Lo que sobresale en Cataluña es la gran distancia que el PSC obtiene sobre el PP. Si desde las elecciones generales de 1977 la media que ha sacado el PSOE al PP es de 10,7 puntos, esta diferencia asciende en Cataluña a 23. Los estudios conocidos, tras la crisis de las infraestructuras, concluyen que ésta afecta a la abstención, pero no al diferencial entre el PSC y el PP, que se mantiene en el 21-6 de las generales de 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de diciembre de 2007