Reportaje:

Alimentos de España en China

Sach pone en marcha España Market Plaza para la venta de sus productos

En la década de los ochenta, las expectativas de apertura de mercados en países como la Unión Soviética dieron lugar a que un grupo de empresas agroalimentarias constituyeran la Asociación de Comercio Exterior (Acex) con la puesta en marcha de una plataforma conjunta en Moscú donde cada una colocaba sus productos y negociaba sus posibilidades de venta. La experiencia terminó cerrando y cada empresa ha acabado buscando sus propias vías de entrada en ese mercado.

Hoy, el conjunto de los países asiáticos y, en especial, China constituyen el blanco para la apertura de mercados. Frente a la importante penetración que ya tienen otros países comunitarios, en el caso de España el desembarco en el sector agroalimentario ha sido escaso y se concreta en media docena de firmas en vinos y cava, algo en aceite, aguas o conservas.

El objetivo de la sociedad es desarrollar una cadena de tiendas franquiciadas sólo con productos españoles agroalimentarios

Fruto de esta situación y de las perspectivas del mercado, en los últimos meses se ha puesto en marcha la empresa Sach Business, una iniciativa impulsada en un 75% por socios españoles junto a un 25% en manos chinas. El objetivo de la sociedad es la venta en ese país de todo tipo de productos agroalimentarios españoles.

Una primera fase de la iniciativa ha sido la constitución del España Market Plaza sobre un espacio de unos 20.000 metros cuadrados habilitados para hacer una gran presentación de los productos españoles. Este espacio está reservado prácticamente para la venta a mayoristas de la gran distribución, así como para grupos de restauración. La sede de la firma se halla en la ciudad de Suszhou, con una población de unos ocho millones de habitantes, cerca de Shanghai y el objetivo es ir desarrollando la empresa en otras zonas.

Sach Business ha firmado contratos con más de un centenar de empresas de todos los sectores, desde los más importantes, como los cárnicos elaborados o congelados, vinos y aceite, hasta otros más reducidos como la tortilla. El objetivo es firmar contratos con más de 300 empresas. La firma hispano china se ocupa de todo lo referido a la equiparación comercial de los productos, etiquetado, etc. Sach Business compra en firme los productos a las empresas españolas con las correspondientes cartas de pago. Las empresas fijan un precio para sus productos en China, cifra a que añaden lo que suponga la política arancelaria a la importación, junto a un margen del 10% para la sociedad

Para el director general de Sach, el español Álvaro Robles, China ofrece grandes posibilidades en agroalimentación por dos razones. Primera, porque se trata de un país donde más de 30 millones tienen un poder adquisitivo alto, junto a otros casi 200 millones con un poder adquisitivo medio alto. Segunda, porque hay interés por los productos españoles.

Hoy, según las valoraciones del responsable de la sociedad, hay un gran interés por los productos elaborados de las carnes y en especial por el jamón de la calidad más elevada, frente a otros de menor calidad que llegan de otros países. Existen grandes posibilidades en otros sectores como el vino, cava o aceite, sin renunciar a los quesos o conservas de pescado, frutas u hortalizas. Según las previsiones iniciales, el objetivo es multiplicar las ventas por 10 en tres años.

Una vez que el producto se halla en las instalaciones de España Market Plaza, las empresas agroalimentarias abonan una cantidad de 600 euros por el alquiler de cada metro cuadrado durante un año. Los productos españoles se hallan en este centro donde reciben las visitas de los grandes grupos de la distribución del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 22 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50