Touriño defiende la austeridad de su gestión

Emilio Pérez Touriño defendió ayer la austeridad de su gestión como presidente de la Xunta, así como el ritmo razonable del cumplimiento que, en su opinión, están teniendo los compromisos del Gobierno a año y medio del final de la legislatura.

Frente a las críticas del líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en torno al personal de confianza de la Xunta, Touriño insistió en que el número de los que prestan servicio en la Presidencia no ha aumentado en comparación con el último Gobierno del PP, a pesar de que deben ocuparse de cuatro departamentos más que en el pasado, entre los que se cuentan Política Lingüística y Emigración.

El presidente restó importancia a este asunto alegando que el personal de confianza representa apenas el 0,26% de los casi 90.000 empleados de la Xunta y retó a comparar qué empresa con semejante volumen de trabajadores es capaz de manejarse con menos directivos. En el caso de la Xunta, el número y retribución del personal de confianza está a la cola de las comunidades autónomas.

Restaurantes de lujo

Touriño lamentó "tener que decirlo", pero, "ya puestos a matizar", quiso dejar clara la austeridad de su gestión. "El presidente que les habla, desde el primer día de su toma de posesión viaja como todos los ciudadanos, en turista, por decisión propia, salvo en los viajes intercontinentales por razones obvias de trabajo y de salud". "Y dejó de comer cada día en los restaurantes de lujo de Galicia", añadió.

Touriño defendió la forma en que el Gobierno está cumpliendo "fielmente" sus compromisos "en un país que fue gobernado toda la vida por la derecha". "El cambio y la renovación", dijo, "tienen un recorrido, tienen una agenda". No hay "revoluciones" y sí "cambios en profundidad" a "un ritmo razonable".

El presidente señaló que, aunque "las cosas podrían ir más rápido", no tiene "tampoco especial interés" en acelerar los cambios. "Aspiro a más en todos los terrenos, pero creo que estamos actuando dentro de lo comprometido razonablemente", razonó. A mode de ejemplo, Touriño recordó que "no es un tema menor" que dos años y medios después de las elecciones "entre en vigor plenamente, en su total potencialidad, la Ley de Transparencia". O que el año próximo se vayan a presentar las directrices de ordenación del territorio, en el marco del "cambio territorial" impulsado por la Xunta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de diciembre de 2007.