Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ziarreta será el presidente de EA con una ejecutiva que integra a los críticos

Azkarraga, hombre clave en las negociaciones, ocupará la Secretaría General

Unai Ziarreta (Mungia, 1970) sucederá hoy a Begoña Errazti en la presidencia de Eusko Alkartasuna tras el acuerdo alcanzado ayer por los dos sectores de este partido para presentar una candidatura única denominada de "integración". Joseba Azkarraga, consejero de Justicia y que ha jugado un papel decisivo en las negociaciones para lograr la paz entre ambas corrientes, será elegido nuevo secretario general. "Hemos logrado un buen acuerdo; estoy muy contento", manifestó Ziarreta tras hacerse pública la lista de personas que formarán la nueva ejecutiva nacional.

El sector oficial logra cinco secretarías y el crítico, cuatro

El acuerdo entre el sector oficial, encabezado por Ziarreta y Rafael Larreina, y el de los llamados críticos, liderados por Iñaki Galdos y Maiorga Ramírez, presidentes del partido en Guipúzcoa y Navarra, respectivamente, quedó ultimado durante la comida y se cerró por la tarde, tras intensas reuniones celebradas en privado durante el VII Congreso del partido en el Kursaal donostiarra. Siempre con Azkarraga como impulsor de una lista única y consensuada, ambas familias acordaron un reparto "satisfactorio", dijo Galdos, de las diez secretarías.

El sector oficial contará con cinco puestos: Elisa Sáenz de Murieta se hará cargo de Organización; Larreina, de Política Institucional; Josu Ruiz, de Finanzas; Onintza Lasa, de Euskera, Educación y Cultura, y Jesús María Agirrezabal, de Asuntos Económicos y Política Sectorial. Los renovadores se hacen con cuatro secretarías: Luis María Oyarbide, de Estudios y Programas; Nekane Alzelai, de Asuntos Sociales; José Ramón Bengoetxea, de Relaciones Sindicales, y Leire Ereño, de Medio Ambiente. Mikel Irujo, que estaba aceptado por ambos sectores, será el secretario de Comunicación.

La candidatura única rompe una etapa de disensiones internas que se abrió en el congreso de 1999 a raíz de la fractura que supuso el debate sobre una coalición estratégica con el PNV. Esta división se reprodujo hace cuatro años, cuando Errazti logró salir reelegida presidenta por el 60% de los votos frente a la candidatura de Galdos, y se ha mantenido hasta la víspera del congreso que hoy se clausura. Aunque la existencia de sensibilidades diferentes es un hecho incuestionable, Galdos consideró más importante que EA "ha logrado poner las bases sólidas para fortalecer su futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de diciembre de 2007