Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La etiqueta de los alimentos miente poco

No ocurre en una proporción elevada de casos. Sólo el 10%. Pero las etiquetas de algunos productos contienen declaraciones nutricionales fuera de la ley. Por ejemplo, puede decir que el producto contiene una reducción del valor energético insuficiente para poder declarar que tiene un "valor energético reducido". O bien contener declaraciones como "rico en proteínas", cuando se debería hablar simplemente de "fuente de proteínas" para no llevar a equívocos. Algunas galletas y margarinas incluyen "declaraciones de propiedades saludables" e incluso de reducción de riesgo de enfermedad en el caso de las primeras, "cuando su perfil nutricional no lo haría aconsejable·".

Son algunas de las conclusiones de un informe del Centro de Enseñanza Superior de Nutrición y Dietética, elaborado por encargo de la Agencia Catalana de Consumo. El director general de la agencia, Jordi Anguera, consideró "positivo" el resultado. La normativa europea, que entró en vigor el pasado mes de julio, da un plazo hasta el año 2009 para que ese 10% de productos se ajusten a la ley.

El análisis se basa en una muestra de 256 alimentos de 72 tipos de productos. El 100% de los cereales, lácteos y platos preparados disponen de etiquetaje que aborda los nutrientes de los alimentos, pero el porcentaje baja al 90% en el caso de los aceites y grasas y en las bebidas. Es aún más bajo, el 79%, en el caso de los vegetales transformados, y del 72% en el caso de las carnes y pescados transformados.

Pero las "declaraciones nutricionales" (desde la inexistencia de grasas o azúcares hasta el valor energético del alimento) se encuentran en el 43% de los alimentos y bebidas. En el 90% de los casos, estas declaraciones se ajustan a lo que marca el nuevo reglamento europeo. Menos frecuentes son las "declaraciones de propiedades saludables", que sugieren que existe una relación entre los componentes de un alimento y la salud. Por ejemplo, la mejora del tránsito intestinal gracias a la fibra. Sólo una cuarta parte de los alimentos las incluye en sus etiquetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de diciembre de 2007