Cinco regiones bolivianas se rebelan contra la Constitución

Los gobernadores califican el texto de "antidemocrático"

Los gobernadores de cinco de las nueve regiones bolivianas rechazaron ayer por "unilateral y antidemocrática" la nueva Constitución aprobada el domingo por los diputados afines al presidente Evo Morales. Simultáneamente, la oposición anunció que recurrirá a todas las instancias necesarias para denunciar la forma en la que se aprobó el texto.

La mayoría oficialista del Movimiento Al Socialismo (MAS) sorprendió a sus adversarios con la aprobación en detalle de los 411 artículos del nuevo texto constitucional, marcadamente estatista, en una sesión que se prolongó 16 horas, omitiendo el reglamento y normas.

Evo Morales acusa de "sediciosos" a los prefectos críticos con la reforma

Los prefectos (gobernadores) de Cochabamba, Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando, reunidos ayer de emergencia, convinieron que el proyecto votado "es nulo de pleno derecho" y anunciaron su propósito de aplicar los estatutos autonómicos aprobados en referéndum, y que la nueva Constitución ignora. "La Asamblea Constituyente ha fracturado la democracia y el orden constitucional del país, consumando la imposición del partido gobernante y arrebatándole a Bolivia la oportunidad histórica de contar con una nueva constitución plenamente incluyente y que respete el mandato vinculante del soberano sobre las autonomías departamentales", señala el pronunciamiento que entregaron en Cochabamba los cinco prefectos.

Las protestas se han extendido también a otras regiones, como Chuquisaca, donde el comité cívico ha desconocido la nueva Carta Magna, que será sometida a referéndum. El prefecto de La Paz, José Luis Paredes, calificó su aprobación de "exceso del Gobierno". "Fue un atropello a la democracia, la inteligencia y los intereses del país", dijo.

El Gobierno ha acusado de "sediciosos" a los prefectos. Desde Buenos Aires, Evo Morales dijo ayer que "aguantará la conspiración de las oligarquías bolivianas e internacionales".

El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, en un mensaje difundido por la televisión, rechazó tajante el nuevo texto y convocó a defender la democracia. "Decimos no a esta imposición; no, por atentar contra la unidad nacional; no, por racista y excluyente. (...) La rechazamos por manipular y burlar nuestro voto soberano por autonomías departamentales de verdad. Decimos no por ser un instrumento para la destrucción de las libertades básicas; no, por quitarnos las posibilidades reales para el desarrollo y el progreso de nuestros pueblos; la rechazamos por atentar contra el patrimonio, el trabajo y la producción, por negar nuestro derecho a mirar el futuro con esperanza y confianza", afirmó Costas. Los cinco prefectos aceptaron el reto del presidente Evo Morales de someterse a un referéndum revocatorio, cuyo proyecto de ley fue enviado al Congreso. La figura jurídica fue incluida en el texto constitucional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50