Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rita Barberá se resiste a ser rival de 'la dos del Gobierno'

María Teresa Fernández de la Vega aún no tiene rival por Valencia. Mariano Rajoy ha sondeado a Rita Barberá, alcaldesa de la ciudad desde 1991 que ha revalidado el cargo con cuatro aplastantes mayorías absolutas. Pero Barberá se resiste. Si Rajoy quiere que sea candidata por Valencia es, apuntan fuentes del partido, para diluir la incorporación del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, a las listas al Congreso, porque todos los sondeos indican que el PP obtendrá un holgado resultado favorable en las elecciones generales en toda la Comunidad Valenciana. Sobre todo, en Valencia.

Los populares aspiran a ganar el nuevo escaño que corresponde a Alicante por aumento de población, a conservar su posición en Castellón y a romper todos los techos en Valencia.

En las últimas elecciones generales, el PP obtuvo ocho escaños por Valencia frente a siete del PSOE y uno de Izquierda Unida. La diferencia entre los dos grandes partidos fue entonces de cuatro puntos. El Instituto Opina atribuía una distancia de 10 puntos a favor del PP el pasado octubre. El PP asegura que la distancia roza ya los 12 puntos. Con esos porcentajes, el PP obtendría nueve escaños frente a seis del PSOE y uno de Izquierda Unida. Pero la crisis interna de la coalición de izquierdas pone en riesgo su único escaño y el PP aspira a rebañarlo. Si en 2004, el PP logró 17 escaños por la Comunidad Valenciana frente a 14 del PSOE y uno de IU; en 2008, el PP sueña con lograr 20 escaños frente a 13 del PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de diciembre de 2007