Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla aborda con Zapatero la agilización de los traspasos

El presidente catalán se reúne con Solbes y la vicepresidenta

Los traspasos pendientes y el escaso interés para ejecutarlos que, según el Gobierno catalán, muestra su homólogo central estuvieron en el centro de los breves encuentros que mantuvo el presidente de la Generalitat, José Montilla, con la cúpula del Gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero.

Montilla aprovechó la ocasión que le brindaban los actos conmemorativos de la Constitución para mantener breves entrevistas con José Luis Rodríguez Zapatero; la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, y el vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, en el Congreso de los Diputados. Fuentes de Presidencia de la Generalitat aseguraron que los encuentros fueron para emplazar al diálogo al Ejecutivo central. Faltan tres meses para la elecciones generales y ni siquiera hay fecha para que se reúna la comisión bilateral Estado-Generalitat que debía culminar los traspasos de las maltrechas Cercanías de Renfe. Esta reunión estaba prevista para la última semana de diciembre, pero el Ministerio de Administraciones Públicas se resiste a ponerle fecha. El temor de la Generalitat es que la reunión quede pospuesta a enero, ya con el Congreso de los Diputados disuelto y con un Ejecutivo central metido de lleno en la maquinaria electoral.

Por todo ello, Montilla aprovechó su presencia en Madrid para dejar constancia de esos incumplimientos y tratar de desencallarlos. La manifestación que el pasado sábado sacó a decenas de miles de personas a la calle en Barcelona ha actuado como espoleta. "La manifestación refuerza las posiciones de contundencia, de negociación y de exigencia que tiene la Generalitat", ha afirmado Saura.

Esta serie de reuniones de ayer se produjo después de que el pasado martes, tras la reunión del Consell Executiu, el consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, aludiera sin tapujos a la "incomprensión" de la Administración central a la hora de aplicar el Estatuto.

El Gobierno central, por su parte, asegura que se cumplirán los plazos previstos.

"La comisión bilateral sirve para firmar acuerdos pactados con anterioridad; de nada sirve convocarla si no hay pactos maduros", ha asegurado Saura esta misma semana, dando a entender que si no hay convocatoria es porque no hay nada que firmar.

El Gobierno de Montilla quiere evitar a toda costa que de la reunión salga una simple declaración de intenciones. Cercanías y los aeropuertos son los dos principales objetivos para el Gobierno catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de diciembre de 2007