Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo

Rajoy lamenta que la AVT decidiera no acudir a la protesta

La distancia entre el PP y Alcaraz queda en evidencia por primera vez

Rajoy se levantó ayer muy temprano, porque tenía que volver de Canarias donde estaba con su familia -el lunes le cancelaron el vuelo- y se enfrentó a una cruda realidad. Tanto la AVT como la Cope, dos zonas sensibles para su electorado más fiel y especialmente para su militancia, boicotean una concentración unitaria a la que él ha decidido acudir. Lo nunca visto. Rajoy está seguro, pero no quiere confirmarlo. "Estaba decidido desde el sábado, pero hay que manejar los tiempos", explica en un corrillo. Y de paso evita por dos días las críticas por su presencia. Algo parecido pasó con su ausencia en la última protesta de la AVT, mantenida en secreto hasta el final, para ahorrarse días de reproches.

El PP cuida mucho cualquier referencia a la AVT y a su líder, Francisco José Alcaraz, a pesar de que muchos dirigentes le critican en privado porque va por libre, marca la agenda del PP y siempre va más lejos que nadie. "Entre todos hemos creado una bola y ahora hay que ver quién la para", resume uno de ellos al comentar los incidentes del día anterior en Cibeles, en los que se gritó "socialistas, terroristas".

Públicamente, sin embargo, las relaciones entre el PP y la AVT son exquisitas. Pero por primera vez su estrategia se ha separado. Y ayer, Rajoy lo admitió: "Hubiera sido mejor que fueran, es su eslogan, pero hay que entender sus razones", dijo en el mismo corrillo. Rajoy también se justifica a sí mismo: él va porque la protesta es "por la libertad, por la derrota de ETA", lo que siempre ha pedido el PP. Ex militantes del PSOE como Rosa Díez y Mikel Buesa, siempre junto a la AVT, también acuden. Y con el mismo argumento: "Yo estoy a favor de lo que dice la pancarta", explica Díez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de diciembre de 2007