Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TENDENCIAS

Fusión con la naturaleza

Puentes, pasarelas y miradores para un audaz proyecto en Noruega

Jóvenes arquitectos se han implicado en un ambicioso proyecto que permitirá contar con 20 rutas turísticas para 2015.

Esta pasarela sobre las rocas busca facilitar el acceso a los turistas a una zona inhóspita de la isla de Senja, en la costa noroeste de Noruega. Pero lo más importante es que lo hace respetando el entorno, fundiéndose con él. "La madera que hemos usado adquirirá un tono grisáceo como el de las rocas que la unirá al paisaje, y que hará que parezca que siempre ha estado allí. Espero que sea una pequeña sorpresa para todo el que visite Senja", cuenta Marte Danbolt, de Code Arkitekturas, el estudio encargado del proyecto en colaboración con Anita Veiseth. Se trata de la primera obra construida dentro de un ambicioso plan que promueve el Gobierno noruego, cuyo objetivo es contar con una red de casi 20 rutas turísticas para 2015 a lo largo del país. Con ese fin, unos 150 jóvenes arquitectos han sido invitados a construir puentes, pasarelas o miradores en distintas zonas. En este caso concreto, la idea es disfrutar del paisaje de fiordos y montañas de esta isla, la segunda más grande de Noruega, que en la propia web que recoge las rutas actuales y las futuras (www.turistveg.no) han bautizado como "los dientes de diablo".

La pasarela, que desciende suavemente hasta el mar a lo largo de 55 metros, se construyó en seis meses y fue inaugurada el pasado junio, cuando más visitantes recibe la zona, "aunque en invierno también permanecerá abierta", dice Marte Danbolt. La pasarela se completa con un aparcamiento y una barbacoa próxima a la orilla. Los arquitectos sólo han usado acero, madera y hormigón. "El hormigón lo hemos utilizado en el aparcamiento y en la zona de barbacoa. Tiene un color similar al de las rocas y da la sensación de que estuviera tallado directamente sobre ellas. El acero lo hemos usado en la estructura de la rampa, y la madera, en el recubrimiento. Es un arce siberiano sin tratar que irá adquiriendo un tono gris".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de diciembre de 2007