Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Discrepancias entre los expertos

Guillem López, catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, considera "parcial e insuficiente" el informe, puesto que sólo estima las balanzas fiscales desde una de las metodologías aprobadas recientemente por el grupo de trabajo que lideraba el Instituto de Estudios Fiscales, organismo adscrito al Ministerio de Economía. Aunque los resultados son "suficientemente significativos", el enfoque del trabajo del BBVA "debería dejar de imputar gastos que se dice que se hacen en nombre de todos los españoles, pero que sólo tienen impacto económico en Madrid. Madrid, como sucede con Bruselas en Bélgica, debería tener un trato aparte". Para López, es "una lástima" que el trabajo no tenga en cuenta las dos metodologías consensuadas por el grupo de trabajo, "del que, por cierto, los dos autores formaban parte y suscribieron en su día".

"Está hecha la mitad del trabajo", abunda el catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona Josep Oliver. "Hay estudios anteriores que cifran el déficit fiscal de Cataluña por encima del resultado de la Fundación BBVA", asegura Oliver.

Pero las opiniones no son unánimes. Para Ángel de la Fuente, experto del CSIC, "la metodología utilizada por el estudio es la más correcta, y los números salen bien claros".

En realidad, no hay grandes diferencias con estudios anteriores. Según la Fundación BBVA, el déficit fiscal de Cataluña asciende al 5,2% del PIB entre 1991 y 2005. La comisión mixta de valoraciones Estado-Generalitat publicó en 2005 datos no muy diferentes: un déficit del 6,8% entre 1986 y 2001 con la misma metodología, y del 7,6% del PIB con el enfoque no utilizado por la Fundación BBVA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de noviembre de 2007