Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Gómez Bermúdez pide disculpas a Pilar Manjón

La Audiencia deserta de la presentación del libro sobre el 11-M

El juez Javier Gómez Bermúdez, presidente y ponente del tribunal del 11-M, llamó por teléfono en la tarde de ayer a Pilar Manjón, presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, para presentarle disculpas en el caso de que el libro de su esposa, Elisa Beni, pudiera haber resultado ofensivo para ella. Bermúdez anticipó que su mujer pediría más tarde, en el acto de presentación del libro, perdón a las víctimas por si pudiesen sentirse heridas. Manjón le respondió que estaba indignada.

Poco después, Bermúdez entraba junto a su esposa en una sala del Círculo de Bellas Artes donde se presentaba el libro La soledad del juzgador, en el cual su mujer, que es también jefa de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, aborda el juicio del 11-M desde la perspectiva de su marido, el juez, quien, además de los artículos de prensa, ha sido su exclusiva fuente de información.

Del acto desertaron la mayor parte de colegas de Bermúdez, a quienes él había invitado personalmente durante las últimas semanas. Ni jueces de instrucción, ni fiscales, ni magistrados de sala acudieron al acto. Ya finalizado el evento, se presentaron las magistradas Ángela Murillo y Manuela Fernández de Prado, de la Sala de lo Penal.

La editorial Temas de Hoy explicó que cerró el acuerdo para publicar el libro antes del verano y que otros grupos rivales entraron en competencia. A primeros de octubre, a raíz de la conmoción comercial causada por la información de que saldría el libro, la fecha de la sentencia, el 31 de octubre, podía ser "aprovechada" para el lanzamiento la editorial. Sin embargo, "decidimos separar ambas cosas", dijo la responsable editorial.

Maite Pagazaurtundua, que formaba parte del panel que presentaba el libro, habló antes con Pilar Manjón, a quien informó de que no le habían enviado el libro con tiempo para leerlo y que por ello no conocía algunos de los detalles que, según Manjón, han aumentado sus riesgos de seguridad personal. En particular, el libro relata un encuentro privado entre Manjón, el juez Bermúdez y una víctima del primer atentado yihadista en España, en 1985.

Casi al finalizar el evento, Endika Zulueta, el abogado que defendió a El Egipcio, considerado terrorista pero absuelto en la sentencia, se acercó a Elisa Beni, que estaba acompañada por las magistradas Murillo y Fernández Prado:

-¿Qué, Endika, el despacho, ¿tirando para arriba? ¿Llegando casos con todo esto?, preguntó Elisa Beni.

El libro narra, precisamente, la excelente relación entre el abogado y el juez Gómez Bermúdez. "No cabe duda de que la realidad supera con mucho a la ficción", dijo un abogado presente.

Antes de concluir el acto, Elisa Beni pidió perdón por si ha ofendido a alguien con el libro. "Si alguno se ha sentido ofendido, mi intención no era herir a nadie; y si lo he hecho, pido perdón por ello", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de noviembre de 2007