Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La trama de los sobornos en la capital

Decenas de licencias bajo sospecha en todo tipo de locales

Mientras los investigadores sopesan ampliar la investigación al listado de clientes de AC93 -una de las firmas privadas implicadas en la tramitación presuntamente irregular de licencias en connivencia con la trama corrupta del Ayuntamiento de Madrid destapada por el caso Guateque-, esta empresa eliminó ayer la información que suministraba sobre sus contratos en Internet. Bajo la lupa de la investigación que capitanea el juez Santiago Torres también se halla otra firma vinculada a su propietario, Agustino Proyectos e Instalaciones.

El listado de clientes que ayer hizo desaparecer del ciberespacio AC93 coincide en algunos casos con los expedientes que investiga el juez Santiago Torres. En todo caso, era un listado de sus clientes más emblemáticos en sus 25 años de existencia. Destacaban el Ministerio del Interior, la discoteca Archy, los cines Cristal, Palafox, los teatros Alfil o Arlequín, etcétera.

Una firma de Móstoles, Labcatal Ibérica, se queja de que con ella, AC93 no fue eficaz: "Llevamos siete años esperando una licencia del Ayuntamiento de Móstoles y no lo hemos conseguido". Cuando se les hace ver que la trama no tenía mano, aparentemente, en el Ayuntamiento de Móstoles, se muestran resignados: "Claro, sería eso".

El juez se ha fijado en los casos más recientes. Un total de 187 expedientes que se reparten por 17 de los 21 distritos de Madrid. Los que ahora escudriña tienen un amplio abanico de licencias: clínicas, cafeterías, bares de copas, restaurantes, teatros, talleres de motos, pizzerías, gimnasios, etcétera.

A esto se unen los expedientes de licencias tramitados por el Ayuntamiento que afectaban a las empresas (Madritum, Fragoce y Zaye Jardín) de Victoriano Ceballos, uno de los funcionarios implicados en la trama.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2007