Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Quiero cobrarlo todo"

Riquelme reclama al Villarreal hasta el último euro para irse a Boca

Boca Juniors inició las negociaciones para el fichaje de Riquelme de la manera que creyó más sencilla. Una vez convencido el Villarreal con nueve millones de euros de por medio, creyó que conquistar el corazón de su ex futbolista sería un trámite formal. Sin embargo, el centrocampista argentino, a sus 29 años y tras más de cinco temporadas lejos de Buenos Aires, ha sido contundente sobre su futuro.

"El que decide a qué club va siempre soy yo. Esta situación debe resolverla el Villarreal. Yo tengo contrato con él hasta 2009 y no hay ningún problema, pero quiero cobrarlo todo", dijo el pasado miércoles por la noche antes de coger el vuelo de regreso a España tras sus partidos mundialistas con su selección nacional. Riquelme tiene previsto presentarse hoy en el entrenamiento del Villarreal cumpliendo sus obligaciones con la entidad que le paga y como si nada ocurriese pese a estar apartado del equipo por su enfrentamiento con el técnico, el chileno Manuel Pellegrini, a la espera de una solución.

Riquelme lo ha dejado bien claro. En Argentina ya saben de la inflexibilidad del organizador cuando se trata de discutir de dinero. La ficha que percibe en el Villarreal -cuatro millones y medio de euros netos por temporada- es intocable. A Riquelme le queda año y medio de contrato y la única concesión que está dispuesto a hacer para volver a ser xeneize es prolongar su estancia un año más en La Bombonera por la misma cifra global que percibiría en El Madrigal. Pero no quiere perdonar ni un euro.

Tras negociar en Buenos Aires con el nuevo presidente de Boca Juniors, Pedro Pompilio, las condiciones de la venta y del pago -a plazos, en tres años-, José Manuel Llaneza, consejero delegado del Villarreal, admitió ayer que el final del culebrón puede estar próximo: "Podemos decir que estamos más cerca, que hemos avanzado. Pero no hay nada definitivo. Ni mucho menos. Hay cosas pendientes de acordar. No se puede decir que Riquelme no tenga buena predisposición, pero es un movimiento de mucho dinero y de muchas reuniones y las tres partes deben estar en condiciones. No hay prisa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2007