ELA y LAB abren la puerta a su renuncia a los órganos sociolaborales

Las centrales nacionalistas dejan Hobetuz y piden un marco laboral propio

Los sindicatos nacionalistas, ELA y LAB, que ostentan más del 50% de la representación en Euskadi, anunciaron ayer su salida de Hobetuz (Fundación Vasca para la Formación Continua). Acusaron al Departamento de Educación de "expulsarles" de la Fundación que se encarga del reciclaje de los trabajadores con empleo y responsabilizaron al lehendakari Ibarretxe, de impulsar un cambio en la "doctrina política" que implica una renuncia al "marco vasco de relaciones laborales". Las dos centrales dejaron la puerta abierta a su marcha de los otros órganos de encuentro sociolaboral (Consejo de Relaciones Laborales y Consejo Económico y Social) si la ponencia creada en el Parlamento vasco concluye que es necesario un cambio del reglamento de ambas entidades para sacarlas de su bloqueo. "No hay democracia sin respeto a la mayoría sindical", señalaron.

El secretario general de ELA, José Elorrieta, se mostró especialmente duro con el consejero de Justicia, Empleo y Seguridad Social, Joseba Azkarraga (EA), a quien atribuyó la autoría de un "libro" en el que se plantea todo el cambio de estrategia. Censuró que los llamamientos del Gobierno de Ibarretxe la desobediencia civil frente a la Administración central son "gratis" y le reprochó que Hobetuz se pusiera en marcha con el socialista Ramón Jáuregui como consejero de Trabajo y que lo hayan finiquitado partidos que se dicen soberanistas, PNV y EA. A ambos les acusó de someterse a un modelo de formación que convierte a Hobetuz en "agencia colaboradora".

El desencadenante final de una crisis de largo recorrido ha sido que el Gobierno vasco aprobó de forma unilateral el pasado día 19 la convocatoria de formación continua, aunque anunció que la gestionará Hobetuz. En el seno de la fundación no se había logrado un acuerdo por las discrepancias entre sindicatos, patronal y Gobierno sobre la forma de desarrollar este tipo de formación. El pasado día 16, el Gobierno central aprobó la transferencia al País Vasco de un total de 20,2 millones de euros para subvencionar esta materia.

El líder de LAB, Rafael Díez Usabiaga, señaló que la postura de "subordinación al Estado" de Ibarretxe ha puesto fin al "primer embrión" de "marco propio" laboral.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS