Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un edil del PSOE ascendió al 'jefe' de la trama cuatro niveles en un año

Victoriano Ceballos se libró de ser juzgado en 1996 por falta de pruebas

Ayer le tocó al funcionario Victoriano Ceballos Fernández, ingeniero técnico que entró en el Ayuntamiento en 1980 de la mano de su cuñado y entonces concejal de Personal, el socialista Saturnino Zapata. El PSOE y el PP utilizaron su figura como arma arrojadiza. Ceballos está en la cárcel acusado de presuntos delitos de prevaricación, cohecho y tráfico de influencias. Es uno de los funcionarios a los que el juez considera implicado en la trama de corrupción destapada la semana pasada en el Ayuntamiento. Uno de los presuntos cabecillas. El PSOE acusa al PP de haber permitido que siguiera en su cargo pese a ser investigado por delitos similares en 1996.

El funcionario fue denunciado por falsedad documental de licencias

El PP recuerda a los socialistas que Ceballos llegó al Ayuntamiento, concretamente a la Junta de Moratalaz, de su mano. En 1984, cuatro años después de entrar, se convirtió en funcionario (de nivel 16) tras un concurso de oposición. Ese mismo año ascendió, por libre designación, al puesto de jefe de división (nivel 20). Cuatro categorías de golpe, y a dedo. Su cuñado, máximo responsable de Personal en aquella época, firmó su nuevo contrato. En 1989, Ceballos fue destinado a la jefatura de sección de Industria en la Junta de Moratalaz, una de las oficinas del distrito con más peso en la concesión de licencias, según los datos facilitados ayer por el Ayuntamiento.

Siete años después, en 1996, ya con José María Álvarez del Manzano de alcalde, Ceballos fue trasladado provisionalmente a la Concejalía de Medio Ambiente, a la jefatura de división de Impacto Ambiental. En septiembre de ese año, el departamento de Personal le abrió un expediente disciplinario por presunta desaparición de documentación en la Junta de Moratalaz. Durante la tramitación de dicho expediente se incorporó otra denuncia por falsedad documental de licencias de actividad de establecimientos del distrito. Procedía de dos particulares que llegaron a acusar a Ceballos de ir hasta su propio domicilio para entregarles las licencias.

Según explicó ayer el concejal de Economía, Miguel Ángel Villanueva, desde el departamento de Personal se remitió la denuncia a la fiscalía y se paralizó el expediente administrativo contra él a la espera de la resolución de la justicia. Ceballos fue suspendido temporalmente. En 2001, el Juzgado de Instrucción número 33 de Madrid acordó el archivo de la causa porque no se incorporaron a la denuncia los documentos supuestamente falsos que los imputados negaban que existieran. O sea, las licencias. La causa quedó sobreseída. El Ayuntamiento recurrió sin éxito y tuvo que archivar el expediente. Ceballos volvió a su trabajo.

Gallardón resumió ayer la cuestión: "El presunto cabecilla de la red entró por libre designación del PSOE, al que luego convirtieron en funcionario por el hecho de ser cuñado de un concejal", dijo en una entrevista en Cuatro. El resumen de Lucas fue distinto: "Llevan 18 años gobernando ¿y somos nosotros ahora los responsables de la corrupción en el Ayuntamiento?".

Los socialistas insistieron ayer en que Gallardón sabía que había corrupción. Para ello recurrieron a las enmiendas que presentaron en 2004 a la ordenanza de licencias, aprobada entonces para agilizar los trámites de concesión. En aquel documento, el PSOE denunciaba "la falta de control municipal de las obras y de las actividades en funcionamiento en la ciudad, cuyas irregularidades sólo se detectan por denuncias de particulares". También ayer el PSOE recordó que en marzo de 2004 ya denunció que había 2.800 denuncias en la Gerencia Municipal de Urbanismo de ciudadanos de obras sin licencia o no ajustadas a licencia desde la aprobación de la ordenanza vigente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de noviembre de 2007