Zapatero advierte de que las elecciones no están decididas

El líder del PSOE defiende "diálogo y firmeza" en política exterior

"Quiero deciros que estamos bien, pero no nos vamos a confiar ni un minuto, las elecciones de marzo no están decididas; tenemos que sudar la camiseta". Éste fue el mensaje de advertencia que ayer lanzó el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, a los miembros del comité federal de su partido para que no se duerman en los laureles.

La campaña ya ha empezado y el PSOE gastará 12 millones de euros, casi el límite de lo que le permite la ley, como anunció el secretario de Organización del partido, José Blanco.

Y para no desviarse del objetivo electoral, los asuntos más conflictivos de las últimas semanas no fueron objeto de controversia, aunque Zapatero los tocó todos. Sobre la retención en Chad de azafatas y pilotos españoles, el líder del PSOE recordó que recibió críticas "lacerantes" porque las azafatas volvieron con el presidente francés, Nicolas Sarkozy. Cuando el resto de la tripulación española fue liberada se demostró que la mejor manera de actuar "es respetando a los demás, no con la exhibición de la fuerza, sino de la grandeza", señaló. Y la receta también para afrontar la crisis con Venezuela es "diálogo y firmeza cuando sea necesario; nunca la exageración ni para demostrar una pretendida superioridad, ni para alentar la confrontación", remachó Zapatero. En tono vehemente hizo la siguiente petición: "Dentro de España podemos discutir con pasión, pero fuera de España los españoles debemos defendernos unos a otros". A esta crisis sólo se refirió el diputado vasco Ramón Jáuregui, que invocó la necesidad de que las empresas españolas cumplan con su responsabilidad social y que ahora no se retraigan en permanecer en esos países. Ni una palabra de nadie sobre la actuación del Rey.

El presidente pide "pasar página" del 11-M y nunca más usar el terrorismo

Más información

El otro asunto que abordó el líder del PSOE fue el terrorismo, y sólo tuvo respuesta del secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, en total sintonía. "Nunca más debe utilizarse el terrorismo en el combate político; yo me comprometo a pasar página sobre el 11-M", señaló Zapatero.

Más tarde José Blanco, secretario de Organización, aclaró que su partido sólo quiere hablar de "la sentencia del 11-M", porque la detención y condena de estos terroristas es un ejemplo mundial. Llamó la atención el tono más que amable que Zapatero utilizó para pedir al PP "ir juntos contra ETA". Y durante casi hora y media, el presidente desgranó las acciones de su Gobierno, con ligeros apuntes del proyecto de futuro.

Los aplausos se los llevó Manuel Chaves, proclamado candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía en las elecciones del próximo 9 de marzo, que coincidirán con las generales. La proclamación de Zapatero se producirá el próximo domingo, y el resto de las candidaturas se aprobarán en enero, aunque ya empiezan a saltar novedades.

Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro del Interior, será el número uno por Cádiz. Y, además de ofrecer buenos candidatos y "una excelente gestión", el PSOE "no debe dejar al Partido Popular que arrebate los símbolos de España", según la intervención del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda. Y tampoco olvidar que la pelea debe fijarse en términos de derecha e izquierda, señaló Juan Antonio Barrio de Penagos, de Izquierda Socialita. Única forma, a su juicio, de alejar la tentación abstencionista en las elecciones generales de 2008.

El presidente del Gobierno ha asegurado en la Ejecutiva Federal del PSOE que su partido no debe confiarse para lograr la victoria en las próximas elecciones. CNN+

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 17 de noviembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50