La juez deja en libertad al padre de la niña que bebió éxtasis

El Juzgado de Instrucción número 7 de Barcelona acordó ayer la libertad provisional sin medidas cautelares para al padre de la niña que estuvo dos días en coma tras beber éxtasis de su propiedad. La juez razona que la pena máxima que afronta Jordi L. D. es de seis meses y que no existe riesgo de fuga. La decisión corrige el auto de prisión que adoptó el pasado día 7 un juzgado de Esplugues de Llobregat tras imputarle un presunto delito de lesiones por imprudencia contra la hija, de dos años. Aquel juzgado también le imputó un delito contra la salud pública, ya que los Mossos d'Esquadra que registraron su domicilio hallaron una bolsa supuestamente suya que contenía una sustancia en polvo blanco utilizada para adulterar la cocaína.

Sin embargo, la juez de Barcelona ha recibido un análisis de esa sustancia en el que se indica que la mayor parte del polvo blanco hallado en la bolsa incautada era cafeína. También recuerda que Jordi L. D., de 26 años, era un consumidor de dichas sustancias.

El hombre está separado, pero la juez le autoriza poder seguir viendo a su hija si la madre lo permite. Para la juez, el hecho de que la madre de la niña, que vive con ella en El Vendrell (Baix Penedès), explicase que es posible que Jordi L. D. consiga dinero mediante la venta de droga "no es suficiente" para imputarle un delito contra la salud pública.

Sobre el delito de lesiones por imprudencia, el auto de libertad explica que el hecho de que la niña bebiese el éxtasis indica que la conducta de su padre puede ser calificada de "negligente o imprudente", ya que, "al estar en el domicilio ese día su hija menor, pudo haber evitado que la niña consumiera dicha sustancia tóxica dejándola en un lugar al que ella no pudiera acceder".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS