Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El asalto al Constitucional

"En aquella reunión no se habló de la constitucionalidad de la ley"

La carta Ramón Rodríguez Arribas, a la que ha tenido acceso este periódico, recuerda que él es uno de los seis participantes en la reunión del 12 de junio. En relación con la noticia recogida por El Mundo el pasado 25 de octubre y conforme a lo manifestado por él en el pleno, el magistrado copretende dejar constancia de lo siguiente:

"El referido escrito

[se refiere a la carta de los seis magistrados desmintiendo la versión de El Mundo]

lo firmé en la creencia, ahora veo que equivocada, de que, al estar dirigido a V.E. a los efectos que pudieran resultar operativos, no iba a tener acceso a las actuaciones, ya que sólo pretendían poner, negro sobre blanco, si lo hablado en el despacho de la Presidenta estaba o no en consonancia con la referida noticia periodística".

"De haber comprendido que el documento se incorporaría a las actuaciones hubiera puesto en primer lugar que se trataba de una prueba preconstituida. En segundo lugar, que cuando menos resultaba inconveniente que junto con mi firma figurasen las de dos abstenidos y los de tres pendientes de recusación".

Finalmente, que aunque el contenido del documento responde a la verdad, no responde a toda la verdad. En efecto, corresponde a la verdad que contra lo expuesto en la noticia del periódico

[se refiere a la versión de El Mundo], en aquella reunión no se habló de la constitucionalidad de la ley reformadora de la LOTC, que nadie propuso la celebración de una conferencia de prensa y que tampoco yo dije que me reservaba las opiniones para elpleno".

"Ahora bien, también es verdad, como por cierto, en parte ha aparecido en noticias de prensa, concretamente en EL PAÍS, que manifesté que la reforma legal era fruto de la desconfianza de los políticos, que esa desconfianza era injusta porque no hubiera sido posible remover la presidencia al vencimiento del término del mandato e incluso llegue a jurar que personalmente no adoptaría ninguna determinación en ese sentido, proponiendo la dimisión de la presidenta y el vicepresidente y la convocatoria de un pleno para su ratificación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de noviembre de 2007