Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La extrema derecha se queda sin grupo en la Eurocámara

El grupo político de la extrema derecha del Parlamento Europeo dejó de existir ayer debido a la deserción de los eurodiputados rumanos que se sintieron insultados por las declaraciones de Alessandra Mussolini, miembro también de la formación extremista. La nieta del líder fascista afirmó que "romper la ley se ha convertido en un modo de vida para los rumanos" en referencia a la polémica en Italia tras el asesinato de una mujer a manos de un rumano.

El enfrentamiento con Mussolini ha provocado la salida del grupo de cinco eurodiputados rumanos, dejando el mismo por debajo de los 20 miembros que requieren las normas de la Eurocámara. El anuncio de la disolución provocó ayer una salva de aplausos en el hemiciclo de Estrasburgo.

El grupo parlamentario Identidad, Tradición y Soberanía (ITS), presidido por el negacionista Bruno Gollnisch, se formó a principios de año gracias a la concurrencia de los ultraderechistas rumanos y búlgaros tras el ingreso de sus países en la UE. Son estos mismos eurodiputados los que ahora ponen fin al grupo. El "no" a la entrada de Turquía en la UE y su oposición al Tratado Constitucional europeo han sido las principales consignas de la formación política. "Nos alegramos de que este grupo que no pertenece a la democracia europea se haya disuelto", dijo en un comunicado Martin Schulz, presidente del grupo socialista en la Eurocámara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 2007