Medio Ambiente intervino en el embalse de Fervenza después de producirse el desastre

Augas de Galicia, la empresa dependiente de Medio Ambiente que supervisa los 15 embalses bajo competencia de la comunidad autónoma, no intervino en la presa de Fervenza hasta después de producirse el pasado sábado el desastre ecológico, que provocó la muerte de miles de peces al quedarse el embalse casi sin agua.

El alarmante descenso del nivel de la presa, que explota Ferroatlántica para la producción de energía eléctrica, comenzó hace un mes sin que nadie tomase medida alguna. La Consellería de Medio Ambiente y la empresa se responsabilizan mutuamente de la situación. La primera afirma que nadie dio la alerta, y la segunda sostiene "que estaban informadas las autoridades autónomicas".

El nivel del embalse de Fervenza fue descendiendo desde mediados de octubre en la misma proporción en la que se iba llenando, aguas abajo del mismo río Xallas, el pantano de Santa Uxía. Este último también es gestionado por Ferroatlántica y combina la producción de energía con suministro de agua para abastecer la población de A Costa da Morte. El lunes 5, seis días antes de quedarse seca, la presa de Fervenza tenía tan sólo 1,07 hectómetros cúbicos de agua (el 1% de su capacidad). El sábado 10 se quedó a cero.

La de Santa Uxía, por el contrario, seguía aumentando su caudal hasta estar a casi al 95% de su capacidad. Ayer este embalse continuaba en niveles óptimos (16,9 hectómetros cúbicos de agua, un 93,9%).

Medio Ambiente recibió de Ferroatlántica un fax el viernes 9, en víspera de quedarse seca la presa de Fervenza. Pero un portavoz de la consellería sostiene que no se trató de "una comunicación extraordinaria dando la alerta sobre una situación excepcional". "Es la empresa la que tiene la responsabilidad de gestionar la presa y dar la alerta, al margen de dar partes periódicos que no precisan si la situación es crítica", precisa.

Ferroatlántica, cuyo directivo de la presa está imputado en las diligencias abiertas por el Juzgado de Corcubión, se niega a confirmar o desmentir si, como aseguran las autoridades, se siguieron abriendo las compuertas en vísperas del desastre ecológico. La empresa alega que aportará toda la documentación al juez que instruye el caso.

El PP, por boca de su presidente, Alberto Núñez Feijóo, denunció "la falta de diligencia y enorme irresponsabilidad" de la Consellería de Medio Ambiente por intervenir sólo después de ver miles de peces muertos flotando en la presa. Feijóo exige la dimisión del director de Augas de Galicia, José Luis Romero.

Los guardas de Medio Ambiente sólo encontraron 90 peces muertos en el río. Sin embargo, se calcula que varios centenares siguen sepultados en el lodo de la presa. Desde el pasado sábado se han retirado más de 400 kilos de peces muertos y se han rescatado medio centenar de truchas vivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 13 de noviembre de 2007.