Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Rural presenta las unidades de gestión como "antídoto de los fuegos"

La Xunta avanza que 10.000 hectáreas de monte serán recuperadas en 2008

La superficie media de la propiedad en el monte no llega a media hectárea en Galicia donde 700.000 pequeños propietarios acumulan porciones de terreno que muchos ni siquiera son capaces de localizar. De los dos millones de hectáreas de bosque, la gran mayoría desordenado y sin limpiar, más de la mitad corresponde a particulares, 600.000 son comunales y otras 100.000 están en manos de entidades públicas.

El Ejecutivo exigirá planes de prevención a los propietarios de los terrenos

Quintana: "No hay monte improductivo sino gobiernos incompetentes"

Convencidos de que esa atomización de la propiedad está en el origen del caos que impera en los bosques, y de que éste es la causa última de los más de 10.000 incendios que año tras año se repiten en Galicia, los responsables de Medio Rural han presentado su plan contra tanto desorden.

"Las Unidades de Xestión Forestal son el mejor antídoto para luchar contra los fuegos, un monte ordenado, valorado, que sirva de motor para el medio rural". La frase es del conselleiro Alfredo Suárez Canal que ayer presentó al sector un intermedio que sólo dará resultados a medio plazo. El objetivo de la Xunta es luchar contra el minifundio promoviendo la concentración de terratenientes y responsabilizarlos de la gestión de sus bosques. Bastará en el plazo de un mes, cuando la Xunta apruebe el decreto que regula este plan, con que un 50% de los propietarios de un monte de al menos 15 hectáreas se agrupen para constituir una unidad de gestión que les permitirá explotar la superficie forestal.

El Gobierno gallego exigirá la creación de infraestructuras de defensa contra incendios (instalación de hidrantes, zonas de carga de la madera, cortafuegos y protección de nucleos). A cambio se compromete a destinar ayudas para reforestación, puntos de agua y labores de desbroce en el monte. El año próximo la consellería destinará 1,2 millones de euros para apoyar las primeras unidades de gestión que ya se están creando en A Fonsagrada, Crecente, Coles, Cerdido y Silleda, donde 67 propietarios pretenden agrupar más de 500 hectáreas. Medio Rural pretende además potenciar un modelo de bosque sostenible que mejore el aprovechamiento de maderas de calidad y la competitividad del sector forestal. La idea es involucrar a "entidades financieras y otras empresas de servicios" en el negocio de forma que los propietarios de los montes empiecen a cobrar rentas anuales por sus árboles mucho tiempo antes de que se produzca la corta.

Eso permitirá según el director general de Montes, Alberto Blanco, "cambiar la fisonomía del bosque gallego" porque la plantación ya no dependerá del beneficio rápido sino de un proyecto económico a medio plazo. Blanco subrayó que el programa "permitirá agrupar parcelas para disponer de economías de escala que conviertan en rentable la explotación forestal".

El vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, abogó por "cambiar las estructuras del rural, sin el que Galicia no existiría", y reconoció que sería "inaceptable" mirar hacia otro lado ante los problemas del campo.

Quintana avanzó que el año próximo Medio Rural prevé poner en marcha ya 10 unidades de gestión para "revalorizar 10.000 hectáreas de monte hoy improductivas" el año próximo. "Digo hoy improductivas porque no existe monte improductivo, sino gobernantes incompetentes", aseguró el número dos de la Xunta, quien auguró "una revolución tranquila en el medio rural para devolverlo al lugar donde ha estado". "Preferimos actuar a riesgo de fracasar que pasar a la historia como el Gobierno que perpetuó el abandono del rural", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de noviembre de 2007