Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... MIGUEL A. SANTANO

"Lo del ácido bórico es una elucubración sin fundamento"

"Yo no bebo alcohol", advierte Miguel Ángel Santano Soria, cacereño, de 55 años. Así que, en contra de la añeja leyenda que pende sobre los policías, el comisario general de Policía Científica sólo pide al camarero una cerveza sin alcohol. Este hombre simpático e izquierdista ha sido responsable de parte de las investigaciones del 11-M. "Hemos estudiado 26.000 evidencias relativas a aquellos atentados", explica. Y cuando habla de las asépticas "evidencias" se refiere a cadáveres, sangre, pelos, huellas dactilares, libros coránicos... y hasta un hueso de dátil hallado en la basura junto al portal de Leganés donde se suicidaron siete islamistas acorralados.

El comisario de Policía Científica fue responsable de parte del 'caso 11-M'

No pone la menor objeción -"Me parece estupendo", dice- el asado de lechal reservado en el restaurante. Y vuelve a rehusar el ofrecimiento de tomar vino, como más tarde hará con el chupito al que el camarero invita a la postre.

Santano forma parte de la cúpula de la policía, un cuerpo en el que ingresó hace 36 años. Hasta llegar a comisario principal ha pasado por todos los escalones: inspección de guardia, Orden Público, Información, Policía Judicial, Extranjería, Policía Científica... "Al principio estuve un año en Irún... y me lo pasé cojonudamente porque podía leer todos los libros prohibidos. Era uno de los encargados de la muga, la frontera entre Irún y Huesca", recuerda.

Estando en Tenerife en 1978, fue uno de los creadores, junto con su compañero Modesto García, de la Unión Sindical de Policía (USP), un sindicato clandestino que pretendía la "democratización" del cuerpo. Entonces tuvo contactos con la ilegal Unión Militar Democrática (UMD), Justicia Democrática, el PSOE... " Escribíamos panfletos que enviábamos por correo. Como nos podían controlar por el matasellos, se los dábamos a Jerónimo Saavedra [hoy alcalde de Las Palmas] para que los echara en buzones de Madrid y así despistar a quienes nos perseguían", dice con melancolía.

Santano era jefe de la Brigada de Policía Científica de Madrid cuando el atentado del 11-M. ¿Qué le parece la sentencia? "Extraordinaria. Es una satisfacción para mí que el tribunal haya eliminado las acusaciones de que habíamos manipulado pruebas. Nuestros dictámenes sobre ADN, huellas, documentos y acústica forense han sido estimados todos y han sido fundamentales para condenar a los imputados", proclama.

Pero aún colea contra Santano una acusación de falsificación, azuzada por el PP, respecto al extraño informe del caso del ácido bórico que vinculaba a ETA con el 11-M. "Sí, todavía estoy pendiente de juicio. Pero ese informe es una elucubración sin fundamento científico alguno", afirma.

Rechaza que haya sido nombrado comisario general por su afinidad al PSOE: "Si fuera un mal profesional y si mi nombramiento se debiera a razones políticas, ¿por qué Mariano Rajoy, siendo ministro del Interior, me concedió una medalla con distintivo rojo y Ángel Acebes me dio la de plata de la Guardia Civil?".

El comisario ilustra cómo ha evolucionado la policía: "Yo llegué con un maletín al accidente de Los Rodeos [donde hubo casi 600 muertos al chocar dos Boeing en 1977] y ahora llegamos por mucho menos con un camión en el que hay todo un laboratorio móvil", dice mientras sorbe el café y apaga su penúltimo cigarrillo.

Restaurante El Figón de Milagros. Madrid

- Ensalada de lechuga: 5,50 euros

- Lechazo asado: 36 euros

- Agua sin gas y cervezas: 11,30 euros

- Dos cafés: 4 euros

- Pan y aperitivos: 3,20 euros

- Total: 60 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de noviembre de 2007

Más información