Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El problema más grave de la ciudad: las infraestructuras

Ni la vivienda, ni la seguridad. Las infraestructuras, por primera vez, se han convertido en el problema más grave para los barceloneses. Según el barómetro municipal realizado el pasado mes de septiembre -y no presentado públicamente por el Consistorio- el 16,6% de los encuestados lo señalan como el principal problema de la ciudad, seguido dos puntos por detrás por la vivienda. El apagón del pasado mes de julio y las continuas fallidas de Renfe a lo largo de los meses de verano -la encuesta se realizó entre el 26 y el 28 de septiembre, antes del fiasco total- han provocado el cambio de percepción. Y si la pregunta se hace sobre el conjunto de Cataluña el resultado todavía es peor: el 18,9% creen que es el problema más grave. El 25% de los encuestados se han visto afectados por los problemas de Renfe por desplazamientos de trabajo o estudios y de otras actividades. El 36,5% opina que Renfe es la principal responsable; el 21%, el Gobierno central, y el 10%, la Generalitat. El malestar respecto al Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero se nota en la valoración de su gestión, que ha caído 10 puntos.

En cuanto al apagón de Fecsa, un 28% de los encuestados lo sufrió en su casa y un 15,5% en el trabajo. Fecsa-Endesa es la culpable según el 50% de los preguntados. Esos problemas de infraestructuras se notan en la percepción de que la ciudad "está peor" que hace un año. Así lo creen el 39% de los preguntados, 10 puntos más que hace un año.

En cuanto a las notas, el alcalde, Jordi Hereu, y Xavier Trias (CiU) empatan a 5,4 y el republicano Jordi Portabella (ERC) -ahora en la oposición- saca un 5,1, mientras que Imma Mayol (ICV)-que gobierna- suspende con un 4,6. La peor nota -3,4- es para Alberto Fernández Díaz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de noviembre de 2007