Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El "numerito" de Esperanza Oña

Álvarez critica a la diputada del PP, que pretendía entrar en el túnel del AVE

La portavoz del PP en el Parlamento andaluz y alcaldesa de Fuengirola, Esperanza Oña, no pudo ayer cumplir su propósito de entrar en el túnel de la línea del AVE en Valle de Abdalajís para comprobar el estado de las obras y de la placa de hormigón que se desplazó el pasado martes. Pese a que la subdelegación del Gobierno en Málaga le había negado el permiso para entrar en la galería, Oña se desplazó hasta el túnel en un autobús con un grupo de periodistas. Allí se encontró la valla cerrada y la negativa de los responsables de la obra a dejarla pasar por motivos de seguridad, pese a su credencial de diputada. "La ministra vino hace dos días y para ella no hubo problemas de seguridad", se quejó Oña en alusión a la visita que realizó al túnel Magdalena Álvarez, titular de Fomento, el pasado viernes.

La diputada del PP se quejó del despliegue de protección en la zona, "con dos coches de la Guardia Civil". "Si fuera un furgón de delincuentes el que se acerca no habria mayores medidas de seguridad", aseguró Oña, que dijo que la negativa a dejarle pasar es un "complot" y un "insulto" por el hecho de ser del PP.

Oña llevaba un escrito con 20 preguntas al Ministerio de Fomento sobre el estado de las obras, la situación del acuífero que resultó afectado por las obras hace dos años, la causa de la grieta aparecida hace una semana, su alcance, las medidas adoptadas para evitar nuevos incidentes, el calendario de las actuaciones y si la ministra "debe" dimitir, entre otras cuestiones.

Magdalena Álvarez criticó la actuación de Oña, de quien dijo que se presentó en el túnel con el único objetivo de "montar un númerito". La ministra dijo que la grieta aparecida el martes es un "incidente normal en unas obras que no tiene mayor dimensión que la que el PP quiera inventarse".

La ministra visitó ayer otra de las grandes obras de su departamento en Málaga, la nueva terminal del aeropuerto, que deberá estar en servicio en la primavera de 2009, y después se paseó por Calle Larios en el arranque de la precampaña electoral de las generales convencida de que el Gobierno se ha merecido la confianza de los malagueños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de noviembre de 2007