Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merrill despide a su presidente por la crisis de las hipotecas

O'Neal se embolsará 112 millones, pese a que el banco de inversión perdió 1.569 millones en el último trimestre

Ya es oficial. Tras una agitada semana en la que el banco de inversiones Merrill Lynch anunció las mayores pérdidas trimestrales de su historia, la cabeza de Stanley O'Neal, consejero delegado y presidente de la entidad financiera, ha caído. La firma de inversiones anunció ayer la salida de O'Neal, tras conocerse los resultados del último trimestre: pérdidas de 1.569 millones de euros (2.240 millones de dólares).

Alberto Cribiore, miembro del consejo de administración y responsable de la creación de la firma Brera-Capital Partners, ejercerá como responsable provisional de la entidad y creará un comité para buscar dentro y fuera de Merrill al sustituto de O'Neal.

La crisis hipotecaria se cobra una víctima muy poderosa, ya que las pérdidas de la empresa están directamente relacionadas con inversiones de alto riesgo en el ámbito de los créditos subprime. A principios de octubre, Merrill Lynch anunció que sus cuentas sufrirían el lastre de unos 3.800 millones de euros de provisiones, pero dos semanas más tarde sorprendía a Wall Street con una cifra muy superior, unos 5.500 millones. Estos datos, unidos a los intentos de O'Neal de fusionar Merrill con un banco rival, Wachovia, sin consultar previamente con el consejo de administración, llevaron a sus miembros a clamar por la retirada del directivo, que pese a su salida por la puerta de atrás se embolsará unos 112 millones de euros entre acciones, stock options (opciones sobre acciones) y prestaciones de jubilación.

O'Neal ejerció como consejero delegado de Merrill Lynch durante cinco años, convirtiéndose en el ejecutivo de raza negra que más alto ha llegado en el hipercompetitivo y blanco mundo de Wall Street. Sus estrategias, centradas en inversiones de mucho más riesgo que las tradicionales (créditos subprime y obligaciones colateralizadas de la deuda frente a acciones o bonos) le dieron a Merrill Lynch beneficios récord en los últimos tres años.

Con el viento a favor de los mercados, en tres años O'Neal consiguió triplicar los beneficios de la firma, que en 2006 registró ganancias de 5.115 millones. Pero la crisis ha sido más fuerte que él y el consejo no ha dudado en sacrificarlo, entre otras cosas porque los expertos creen que las provisiones del cuarto trimestre también serán negativas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de octubre de 2007