Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los 200 apóstoles de Al Gore

"Al Gore no es un oportunista, es una oportunidad extraordinaria". A la misma hora que el ex vicepresidente de Estados Unidos recibía el premio Príncipe de Asturias, el diseñador Adolfo Domínguez le elogiaba en Sevilla. "Todos podemos hacer algo, apagar las luces por ejemplo, pero lo más importante es la voluntad política y en España es muy baja, sólo hace falta cruzarla para ver que no hay bosques y que se apuesta por carreteras en vez de trenes". Adolfo Domínguez es uno de los 200 participantes en el I Encuentro de Líderes en Cambio Climático, que se celebra en Sevilla hasta el domingo. Por primera vez el Proyecto Clima puesto en marcha por Gore para alertar sobre los efectos del cambio climático se organiza en un país de lengua no inglesa. Atraídos por el tirón del flamante Nobel de la Paz, a la convocatoria han acudido representantes variopintos (políticos, periodistas, escritores y empresarios, entre otros), seleccionados entre 3.000 solicitudes, según Juan Verde, director español del Proyecto Clima. Ayer asistieron a un pase del documental Una verdad incómoda y hoy serán "entrenados" por Al Gore para convertirse en predicadores de su mensaje.

Unas 1.600 personas han participado ya en sesiones similares en Estados Unidos, Reino Unido y Australia, según la directora del Proyecto Clima, Jenny Clad, que aclaró que Gore no cobra por esta actividad. "Hay que diferenciar esto, que es altruista, de su labor empresarial", dijo.

A su vez, los participantes a este encuentro se comprometen a difundir en espacios formales "o en el salón de su casa" lo que Al Gore les transmita sobre los riesgos del calentamiento planetario. No todos los que acuden necesitan ser concienciados. Algunos llevan años estudiando alteraciones en las especies debido al cambio climático. Miguel Ferrer, biólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de hecho, pertenece al grupo de expertos en cambio global del Consejo de Europa, para el que estudia los efectos en las migraciones de aves. Son novedades acreditadas ya en la literatura científica. Gansos que invernaban en Doñana se quedan a mitad de camino en Francia. Cigüeñas blancas y águilas calzadas que ya no migran. "Influyen muchos factores, pero el cambio global es el principal que explica la migración de especies hacia el Norte", expone.

Ferrer defiende el papel divulgador del ex vicepresidente de Estados Unidos. Los científicos aportan el conocimiento. "Alguien tiene que hacer el trabajo de trasladarlo", agrega. También la directora del departamento de Botánica de la Universidad de Córdoba, Carmen Galán, ha observado cambios en la flora. "Se ha producido un adelanto en la floración de plantas que solían hacerlo en primavera". Hay más polen en el aire. Y más alergias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de octubre de 2007