Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputadas 5 personas por la muerte laboral de Chiclana

Las investigaciones iniciadas por la Guardia Civil sobre la muerte del encofrador José Gómez Marchante, trabajador gaditano de 53 años que falleció el pasado martes al caerse de una obra de construcción de un chalé de Chiclana (Cádiz), ha llevado a la imputación hasta ahora de cinco personas por su posible responsabilidad en este siniestro. La obra ha sido precintada por el peligro que podía suponer para el resto de operarios.

Los imputados por un delito de homicidio por imprudencia y contra el derecho de los trabajadores son los dos dueños de la empresa contratada por la constructora, el encargado de la obra, el responsable de seguridad en materia de encofrado y un coordinador de seguridad contratado por la promotora. Todos ellos deberán declarar en los juzgados de Chiclana. La Fiscalía también ha actuado de oficio. "Es nuestra práctica habitual", explicó ayer la fiscal jefe, Ángeles Ayuso.

El trabajador, según los primeros datos aportados tras el accidente, se cayó de la cubierta del techo donde realizaba labores de encofrado a una altura de ocho metros. Según explicaron sus compañeros, no llevaba arnés de seguridad. Los sindicatos también denunciaron el mal estado del andamio donde estaba subido el empleado en el momento de la caída. Comisiones Obreras no se ha personado en este caso como acusación particular. Por otro accidente similar, ocurrido en Cádiz el pasado mes, también fueron imputados los principales responsables de la obra. En aquel caso, los empresarios llegaron a ser detenidos por el Cuerpo Nacional de Policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de octubre de 2007