Crónica:LA CALLE | de noche
Crónica
Texto informativo con interpretación

Medicina cubana

Dicen que una de las virtudes de los médicos cubanos es que saben escuchar, que dedican todo el tiempo que requiera el paciente. Elsa Rivero no se dedica a sanar. Ella canta. Boleros y jazz latino. Pero en el bar que regenta aplica pura medicina cubana. Escucha a quien tiene al otro lado de la barra, dispensa consejos, cuenta historias, explica lo que hay detrás de cada canción... Sólo hay un límite. "No hablo de política. Es remover viejas heridas", afirma con los ojos vidriosos.

Elsa Bar es un local que pasaría inadvertido si no fuera por su dueña, una mujer menuda de más de 60 años, con una melena rubia recogida en un moño y una voz desgarradora. El bar es un santuario de lo que hoy es Elsa: fusión. Comparten estantería la Caridad del Cobre y la Moreneta. En la pared cuelga una bandera cubana, pero hay motivos con la senyera. Y justo enfrente de José Martí figura un pequeño retrato de Ronaldinho. Elsa encaja a la perfección en este decorado.

Cuando entra un cliente, esboza una sonrisa. "Good night. What do you wish?", pregunta a unos jóvenes. Cómo no, piden mojitos. "Suena Chucho Valdés", les indica. Es uno de sus preferidos, aunque ella pertenece al feeling cubano. "Es la canción del sentimiento, nació en los cuarenta en el callejón Hamel de La Havana", añade. Recuerda con nostalgia que en su país era una intérprete conocida. Ella y su guitarrista, Ángel Díaz, eran habituales en Tropicana, Le Parisién, Havana Libre y en la televisión cubana. En su época dorada, prosigue, conoció a Fidel Castro, de quien sólo quiere comentar que tiene una personalidad "arrolladora".

Media hora antes de echar el cierre, anuncia a sus clientes que "quizá" se animará a cantar. Antes se arrancaba con jazz. "Ahora ya no, sólo boleros", dice. "Another beer?", pregunta a un cliente. "Last one", le responde con desidia. "Never, never. Nuuuuunca digas que es la última", remacha ella.

- Lo más: La conversación de Elsa.

- Lo menos: El aforo máximo del local.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Dirección: Torrent de l'Olla, 78. Barcelona.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS