Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jóvenes de Castellón pasan del ruido nocturno

El ruido y las molestias que causa a los vecinos el ocio nocturno es un problema menor para los jóvenes de Castellón, según el primer estudio sobre el impacto del ocio elaborado en la ciudad en una de las zonas de mayor actividad nocturna. Entre las consecuencias de ese ocio que más preocupan se sitúan los accidentes de tráfico y la seguridad vial. La encuesta realizada a 1.200 jóvenes indica que entre los 12 posibles conflictos señalados, el ruido ocupa los lugares 10 y 11, aunque el 51% de los encuestados opina que es un problema importante o muy importante. Los mayores porcentajes son para los accidentes de tráfico derivados del ocio nocturno, que preocupan al 85,11% de encuestados, problemas por el consumo de alcohol y drogas (77%) y las peleas (72%).

El estudio, que refleja la opinión de personas de entre 15 y 35 años, fue realizado "a pie de discoteca" por personal de la ONG Controla Club. Su vicepresidente, Vicente Pizcueta, destacó, como una de las conclusiones más relevantes, la mella que han hecho entre los jóvenes las campañas de sensibilización en seguridad vial y prevención del consumo de drogas.

Otro de los apartados de la encuesta hacía referencia a la voluntad de actuar y comprometerse para solucionar los problemas y reducir el impacto negativo del ocio nocturno. En este caso, los encuestados repartieron responsabilidades, ya que el 67,2% apuntó a la Administración y a los empresarios como responsables de adoptar medidas, mientras el resto consideró que son los propios ciudadanos los que más deben comprometerse.

Entre las conclusiones destaca que el debate sobre el ruido y las molestias vecinales está en "fase inicial", ya que las entrevistas se realizaron en la zona de Lagasca de la capital de La Plana, donde se ha registrado una gran polémica, precisamente, por la concentración de locales que ha provocado la protesta de los vecinos. El estudio sostiene que "apenas ha habido campañas de sensibilización, lo que hace necesario intensificar la labor sobre el civismo y la convivencia ciudadana".

Tras conocer las conclusiones, la concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Castellón, Carmen Amorós, anunció que propiciará la presencia de mediadores sociales en esa zona para incidir en la necesidad de conciliar el ocio de los jóvenes con el descanso de los vecinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 2007