Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos acusan al Consell de poner en riesgo el diálogo social

Sifre y Recuenco lamentan que Camps sólo "frecuente" a la patronal

Los sindicatos lanzaron ayer una seria advertencia al Consell. Los secretarios generales de UGT y Comisiones Obreras comparecieron conjuntamente, cosa muy poco habitual, para acusar a la Generalitat de estar "instrumentalizando" el diálogo social. Y de no sentir "aprecio suficiente" hacia el mismo, al no haber convocado el Pacto Valenciano por el Crecimiento y el Empleo (Pavace), la herramienta básica que estabiliza desde hace años la relación entre las organizaciones sindicales y el Consell.

La Generalitat justifica el retraso y promete un nuevo pacto

Joan Sifre, secretario general de Comisiones, lamentó, en el mismo sentido, que Francisco Camps, jefe del Gobierno valenciano, haya ignorado sus demandas para convocar el Pavace, en contraste con "la frecuencia con la que el presidente de la Generalitat se reúne con la patronal". Su homólogo en UGT, Rafael Recuenco, añadió: "Espero que el Gobierno sea lo bastante inteligente y atienda a nuestra propuesta".

Recuenco y Sifre recordaron que el pacto fue convocado por última vez el 18 de octubre de 2006. Y que en el presente año ni siquiera se les ha convocado para presentarles el anteproyecto de Presupuestos de la Generalitat para 2008. Un encuentro, señalaron, que sirve para que las organizaciones y el Consell lleguen a acuerdos en aquellas materias más sensibles en el plano social.

Los sindicatos aseguraron que desconocen el grado de cumplimiento de los compromisos del plan para este curso, una revisión que también se realiza en las reuniones de seguimiento. Y que aunque no cuentan con un documento en el que se especifique la prórroga del sistema de diálogo, el Consell expresó ese compromiso de modo informal en uno de los últimos encuentros conjuntos.

Creen ya, en todo caso, que el Pavace se ha incumplido en 2007, al menos, en ciertos puntos. Se trataría de la creación de doce centros de acogida para inmigrantes (el Ayuntamiento de Valencia acaba de comprometerse a fundar uno nuevo en Valencia antes de que acabe el año); de la contratación de inspectores de Trabajo y de aspectos relacionados con el plan de formación profesional, que permanece, dijeron, "paralizado", y de la Ley de Renta Garantizada de Ciudadanía.

El Consell se apresuró a atender la llamada de atención de los sindicatos. El secretario autonómico de Economía y Presupuestos, José Manuel Vela, aseguró que la Generalitat tiene la intención de mantener su política de diálogo social, y que considera "fundamental" el diálogo para impulsar el crecimiento y el empleo.

Vela no vio, sin embargo, "lógico" debatir las líneas presupuestarias del próximo ejercicio antes de presentar y aprobar los Presupuestos de la Generalitat Valenciana para 2008. Una vez hecho, siguió, el Consell propondrá "diseñar un nuevo pacto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 2007