Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 'lifting' al monte Benacantil

La misma degradación que formó la cara del moro en la montaña del Benacantil de Alicante amenaza ahora su integridad. La explosión de una mina en el monte en 1709, pero también los movimientos sísmicos de los últimos siglos, la meteorología, la propia composición arenisca de la roca e incluso los trabajos en las calles próximas han ido abriendo hasta 40 fisuras y grietas en las faldas del castillo de Santa Bárbara. Todas las grietas son antiguas, pero los trabajos han detectado que ocho de ellas son más profundas y "más preocupantes", así como la pérdida de parte de los morteros de agarre de la muralla que corona el monte. Por ello, el Ayuntamiento impulsará una restauración que evite males mayores. Los problemas se detectaron a raíz del estudio iniciado tras caer algunas piedras del monte debido a las lluvias.

Con el informe en la mano, el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alicante, Miguel Valor, anunció la contratación urgente de una empresa especializada en georestauración. La empresa reparará las grietas más profundas (cinco de las cuales han sido detectadas en la emblemática cara del moro del monte). Los arquitectos pretenden mantener a toda costa la configuración de esta formación rocosa, uno de los símbolos de la ciudad de Alicante. El presupuesto superará los 250.000 euros y la obra se prolongará durante tres o cuatro meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 2007