Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inmigración y la xenofobia dominan las elecciones en Suiza

El partido derechista UDC-SVP encabeza los sondeos en los comicios del domingo

Unos 4,6 millones de ciudadanos suizos están convocados mañana a las urnas en unas elecciones legislativas que deben renovar ambas cámaras del Parlamento. Los sondeos pronostican una victoria de la UDC-SVP, el partido de derecha nacionalista, liderado por el actual ministro de Justicia y Policía, Christoph Blocher, cuyas radicales posiciones en cuestiones relacionadas con la inmigración han despertado la atención periodística internacional.

La UCD-SVP -Unión Democrática de Centro (UDC, por su traducción del francés) y el Partido Popular Suizo (SVP, del alemán)- será según los sondeos el más votado con un 27% de los votos, reforzando el liderazgo logrado en las elecciones de 2003. De confirmarse este resultado adelantaría al Partido Socialista y al Partido Radical. Según los analistas, un éxito de esa magnitud podría empujar a los dirigentes del partido a cuestionar el reparto de poderes en el Consejo Federal, el Ejecutivo suizo.

Tradicionalmente, las siete carteras del Consejo se reparten entre los tres grandes partidos (dos cada uno). El restante queda para un cuarto. Este reparto es la base de la política suiza basada desde hace décadas en el consenso.

La agresiva campaña de la UDC-SVP amenaza esos equilibrios y ha provocado críticas e irritación, tanto en Suiza como en el extranjero, que la perciben como xenófoba y racista. Un momento grave fue la presentación del polémico cartel que presentaba a unas ovejas blancas echando a patadas de Suiza a una oveja negra. Su mensaje ha llegado hasta el extremo de llamar la atención del senegalés Doudou Diène, relator especial de la ONU para el Racismo, quien denunció su contenido ante las autoridades helvéticas.

Las polémicas propuestas de la formación de Christoph Blocher parecen haber calado hondo entre la población, sobre todo en la Suiza de habla alemana. Entre ellas, destacan la prohibición de la construcción de minaretes en las mezquitas helvéticas; la deportación de los criminales menores de edad junto con toda su familia; un rígido control del asilo unido a la criminalización de la inmigración musulmana y extraeuropea, así como la derogación de las normas antirracistas al considerar que éstas impiden "el libre discurso".

Igualmente, la UDC-SVP es firme adversario del ingreso de Suiza en la Unión Europea.

La votación de mañana se ha convertido en una especie de referéndum sobre la persona de Christoph Blocher. Si su partido conserva o aumenta el importante peso parlamentario que tiene, el político de Zúrich seguirá formando parte del Consejo Federal y será seguramente presidente de Suiza el 1 de enero de 2009, dado el sistema rotativo que asegura la presidencia del país por un año a cada uno de los siete consejeros federales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de octubre de 2007