Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía halla el cadáver de un hombre asesinado en su piso del barrio de Sants

Benito Oliva, un hombre de 52 años y nacionalidad española, apareció muerto el pasado jueves con signos de violencia en su domicilio, en el barrio de Sants de Barcelona. El cuerpo presentaba gran cantidad de golpes, según los investigadores. También tenía marcas en el cuello, por lo que pudo haber sido estrangulado, apuntó una enfermera que vio el cadáver. Otros vecinos coincidieron en que durante 10 minutos oyeron movimientos de sillas y gemidos "como si estuvieran ahogando a alguien".

El homicidio se produjo a las 19.00. Poco después, la policía científica de los Mossos d'Esquadra se trasladó al lugar de los hechos para recoger pruebas. Los investigadores comprobaron que la puerta de entrada al piso estaba en perfectas condiciones. Este hecho, unido a la gran violencia empleada en el asesinato, hacen pensar que el móvil del crimen no fue el robo. Aun así, la policía no descarta por ahora ninguna hipótesis.

Oliva vivía en el 2º 7ª de un inmenso bloque de pisos situado en el número 2 de la calle de Trajano, junto a la Gran Via. Los vecinos, aún compungidos, relataron ayer que la víctima compartía piso con otro hombre, aunque en el buzón de Oliva aparecía su propio nombre y el de otras dos personas. Desde hacía un mes, era presidente de turno de la comunidad, pero pocos vecinos le conocían.

El jueves por la tarde, los vecinos oyeron gritos, aunque no supieron si eran de la víctima o de sus compañeros. Una mujer que reside en la misma planta dijo que Oliva era un hombre "muy tranquilo" que cada día cogía su coche para ir a trabajar a la Zona Franca de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de octubre de 2007