El ministro británico de Sanidad anuncia medidas radicales contra la obesidad

Para el ministro británico de Sanidad, Alan Johnson, la crisis de obesidad que afecta a la población de Reino Unido es comparable con los problemas del cambio climático. Johnson, que hizo estas declaraciones al dominical británico The Observer a raíz de un estudio encargado por el Gobierno y que será hecho público en los próximos días, ha prometido medidas radicales para afrontar la situación.

"Sabemos que tenemos que actuar. No nos podemos permitir no hacer nada. Por primera vez conocemos el alcance del problema: Afrontamos una posible crisis del [mismo] nivel que el cambio climático y es de interés de todo el mundo afrontarla", dijo Johnson.

Cerca de la mitad de la población británica puede ser obesa dentro de 25 años, según el informe científico encargado por el Gobierno. El estudio revela además que la obesidad costará al país 45.000 millones de libras (unos 63.350 millones de euros) para el año 2050 si la epidemia no es controlada. Además el aumento de los casos de diabetes, apoplejías y ataques cardiacos causados por el aumento de peso de los británicos costará al Servicio Nacional de Salud unos 6.500 millones de libras (unos 9.235 millones de euros). A esa suma se le pueden añadir los 38.500 millones de libras (55.050 millones de euros) por pérdidas de horas de trabajo de las personas con problemas de obesidad.

"No hay una única solución para tratar la obesidad y no puede ser afrontada exclusivamente con medidas del Gobierno", dijo Johnson. "Sólo tendremos éxito si el problema es reconocido", agregó el ministro, quien cree que la crisis debe ser atendida con un plan que conjugue distintas medidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de octubre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50