Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro del País Vasco

El 'lehendakari' no pretende convocar ningún referéndum

La portavoz del Ejecutivo vasco dice que respetará el Estado de Derecho: "¿Cuándo no lo ha hecho?"

José Luis Rodríguez Zapatero dará mañana un no sin paliativos a Juan José Ibarretxe, que acudirá a La Moncloa con el plan soberanista que ya expuso el 28 de septiembre en el Parlamento vasco. "El lehendakari debe tener claro que su propuesta es ilegal de raíz", advierten fuentes gubernamentales. El Gobierno no quiere dejar ningún resquicio a la ambigüedad que pueda servir a Ibarretxe para seguir adelante con su plan y al Partido Popular para acusar al Gobierno de tibieza frente al órdago inconstitucional. El Ejecutivo vasco intentó rebajar ayer la tensión aclarando que Ibarretxe es consciente de que no tiene competencias para convocar un referéndum y "va a respetar el Estado de derecho".

El Gobierno vasco quiso ayer, 48 horas antes de la cita de La Moncloa, despejar dudas y subrayar que el lehendakari no tiene intención de convocar un referéndum en octubre de 2008. Juan José Ibarretxe irá mañana a Madrid a emplazar a Zapatero a que no le niegue a él el diálogo que ha brindado a ETA y Batasuna y a pedir que se cumplan algunos de los acuerdos que se alcanzaron en las conversaciones entre el PSE, el PNV y la formación ilegalizada.

Con Ibarretxe de viaje aún por Latinoamérica, su portavoz, Miren Azkarate, realizó ayer un pronunciamiento apaciguador: "El lehendakari sabe perfectamente que no tiene competencias para convocar un referéndum y va a respetar el Estado de derecho. ¿Cuándo no lo ha hecho?", declaró, en una entrevista publicada por diarios del grupo Vocento.

El propio Ibarretxe ya diferenció, en su intervención en el Parlamento vasco del 28 de septiembre, entre un referéndum "resolutivo", que situó en 2010, y la "consulta" sobre el derecho a decidir del 25 de octubre de 2008. El 2 de octubre, admitió, en una rueda de prensa en Vitoria, que "para hacer un referéndum hace falta autorización del Estado" y pareció limitar su plan a la presentación de una solicitud para celebrarlo. "Esa petición jamás sería ilegal. Cosa diferente es que el Estado lo autorice o no", dijo.

La portavoz del Gobierno vasco insistió ayer en esta línea, pero no aclaró qué tipo de consulta será la de 2008 ni qué formato tendrá. La ambigüedad rodea los detalles. Asesores del lehendakari dijeron a este diario que se utilizaría la mecánica electoral "ordinaria", lo que podría apuntar a la logística de los comicios autonómicos, que compete a la consejería de Interior.

En su comparecencia del 2 de octubre, Ibarretxe esquivó una pregunta de EL PAÍS sobre cómo salvará el escollo de que el Estatuto de Gernika no hable de la competencia para la celebración de consultas populares, que sí tienen, desde su reforma, los estatutos catalán y andaluz. El lehendakari se limitó a decir que lo que es legal en Cataluña y en Andalucía no puede ser ilegal en Euskadi y a señalar que existen cauces legales, sin especificar cuáles.

Mañana, el lehendakari propondrá recuperar el contenido del preacuerdo sobre el derecho a decidir esbozado hace un año por PSE, PNV y Batasuna, finalmente abortado.

IBARRETXE EN EL PARLAMENTO VASCO

"El 25 de octubre de 2008 la sociedad vasca será consultada para decidir democráticamente. [...] Podrá acudir a las urnas, bien para refrendar mediante consulta ratificadora, con validez jurídica, un Pacto Político que hayamos alcanzado con el Estado. O bien, para realizar una 'consulta habilitadora' que traslade un mandato imperativo a todas las partes: ETA, Gobierno español y partidos vascos. [...] En este segundo caso, soy plenamente consciente de que esta consulta habilitadora no será jurídicamente vinculante, pero tendrá indudable validez política, social y democrática". (28.09.2007)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de octubre de 2007

Más información