Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los partidos afinan su maquinaria electoral

Zapatero presenta al PSOE como baluarte de la "España serena" y "garante de la convivencia"

Los barones socialistas defienden el Estado autonómico frente a intentos soberanistas

Los presidentes autonómicos del PSOE y los secretarios regionales de ese partido se conjuraron ayer para mantener la defensa de la "España autonómica y constitucional" por convicción y por "el éxito" que ese modelo ha deparado en bienestar y estabilidad. Todos ellos, junto al Gobierno central, representan "la España serena", al ser el PSOE el que mejor la representa, además de ser "garante de la convivencia", proclamó José Luis Rodríguez Zapatero.

En un acto de reafirmación y defensa de la España constitucional y autonómica se convirtió ayer la reunión del Consejo Territorial del PSOE y, en consecuencia, de apoyo al presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero.

Los presidentes autonómicos socialistas y los secretarios regionales de toda España avalaron su gestión y le defendieron de los ataques y acusaciones casi personales que recibe del PP. Los populares acusan y, parece que continuarán con la misma línea de ataque, al presidente de no defender a España, su bandera y propiciar un clima político que hace posibles ataques a la monarquía. Pues bien, ayer en Toledo, en esa reunión, el PSOE se erigió como máximo representante de la mayoría de los ciudadanos que ni crispan ni consideran que la unidad de España está en peligro.

Al final de la reunión, hubo una cuidada escena en la que el presidente del Gobierno aparecía rodeado de los suyos, entre ellos ocho presidentes de comunidades autónomas, una vicepresidenta (de Cantabria) y una decena de secretarios regionales. "Hoy hemos renovado nuestra capacidad como Partido Socialista Obrero Español de garantizar la convivencia, porque somos el partido que más se parece a España, somos el partido que representa a la España serena; la España de los logros y los éxitos", proclamó Zapatero. El presidente también reafirmó "la fortaleza de la España autonómica y constitucional", al tiempo que resaltó el valor del consenso. Es decir, Zapatero hizo una defensa a ultranza de valores y principios que el PP le acusa de destruir.

En la densa y extensa declaración que elaboró el Consejo, se reniega de los intentos "soberanistas", en clara alusión al anuncio del lehendakari, Juan José Ibarretxe, de resucitar su referéndum de autodeterminación, ya rechazado por las Cortes Generales.

Desde ayer queda fijada la Declaración de Toledo, que no sustituye pero sí complementa la de Santillana de 2003 sobre el proyecto de la España autonómica del PSOE. "Afirmamos que frente a los separatistas y separadores, a los que quieren dividir y a los que utilizan las tensiones segregacionistas para sus fines partidarios, el PSOE siempre ha estado y está en la Constitución, siempre en la España plural, siempre en el diálogo institucional".

Junto a barones y presidentes autonómicos estuvieron los representantes de la dirección federal: José Blanco, secretario de Organización, y Carmen Hermosín, responsable de Política Autónomica; el portavoz del Congreso, Diego López Garrido, y del Senado, Joan Lerma. El secretario general de las Juventudes Socialistas de España, Sergio Gutiérrez, forma parte de este club de poder territorial que tras el debate de cuatro horas compartió almuerzo. Al mismo se incorporó el ex ministro de Defensa José Bono, que con seguridad volverá a la política nacional en las próximas elecciones. También el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz Cano, acudió a saludar a sus compañeros de partido.

¿Preocupación por el resultado electoral de marzo? No, pero sin aspavientos ni alharaca. Blanco trazó unas perspectivas favorables siempre que aumente la movilización del electorado de la izquierda, aseguran que dijo.

Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que acudió como secretario general de los socialistas extremeños, se mostró algo preocupado por el clima político que tanto aprovecha el PP y que tiene que ver con las actuaciones de los nacionalistas. El anfitrión, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, aseguró que este asunto no fue objeto de debate porque "ese referéndum ilegal no se va a producir". La intervención de Patxi López, secretario general del PSE, fue muy bien acogida al defender la política de los socialistas vascos en busca de la convivencia y en rechazo a los planes de Ibarretxe. El presidente catalán, José Montilla, recordó, ante algunas intervenciones, que ERC si pacta con CiU tendría mayoría absoluta. Por tanto, ERC siempre puede estar en el Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de octubre de 2007